Pájaros borrachos causan estragos en Minnesota

Aves estrellándose contra las ventanas de las casas y contra los autos, y divagando de un lado a otro sin aparente razón han llamado la atención de los habitantes de la ciudad de Gilbert.

Imagen de referencia. Margaret Whitney agencia Sinc.

Los habitantes de la ciudad de Gilbert, en el estado de Minnesota, han sido testigos en los últimos días de una particular situación con las aves de esa población. Pájaros estrellándose contra las ventanas de las casas, contra los autos, y divagando de un lado a otro sin aparente razón, llamaron la atención de los pobladores. ¿La causa? Las aves están ebrias.

El departamento de Policía de la ciudad informó a través de sus redes sociales que ha recibido reportes de los estragos que ha causado el comportamiento de los pájaros. En la publicación de Facebook de la entidad, varios usuarios aseguraron que han sido testigos de los hechos en sus propias residencias.

Lea: El aviturismo colombiano en los ojos de NatGeo

Sin embargo, el exceso de alcohol de las aves tiene una razón. Debido a una ola de invierno que arribó a la norteña ciudad más pronto de lo que debería, los frutos de los que se alimentan estos pájaros se fermentaron más rápido. Por ello, los ejemplares más jóvenes no han logrado asimilar las toxinas y han visto alterado su comportamiento.

El hecho se produce, además, porque las aves no han empezado a migrar hacia el sur, a donde se dirigen para pasar la fuerte temporada invernal. Esta ola que fermentó los frutos no debería haber llegado todavía.

Pese a que la situación en la que las aves resultaron evidentemente “borrachas” es real, el departamento de Policía la ha tomado con humor y realizó varios llamados particulares a los ciudadanos.

“Nos gustaría que ustedes llamaran a la Policía si ven alguna de las siguientes situaciones: El Correcaminos esquivando el tráfico en la avénida principal, Abelardo (el personaje de Plaza Sésamo) operando un automóvil de manera peligrosa; Piolín actuando como si midiera tres metros y enfrentándose a gatos, o cualquier otra ave después de media noche con empaques de Taco Bell”, señala el comunicado oficial producido por el departamento de Policía de Gilbert.

Sin embargo, a pesar de lo curioso del hecho, y según reportó el Washington Post, de acuerdo a un estudio de 2012 publicado en Journal of Ornithology, los pájaros sí pueden resultar seriamente intoxicados, e incluso morir, por consumir sus frutos fermentados.

 

últimas noticias