Papa insiste en que el aborto equivale a recurrir a un sicario

"¿Es justo eliminar una vida humana para resolver un problema? ¿Es justo contratar a un sicario para resolver un problema?", declaró el papa.

AFP

El papa Francisco aseguró este sábado que la prohibición del aborto era una cuestión humana, no religiosa, y reafirmó que era equivalente a recurrir a un sicario.

"¿Es justo eliminar una vida humana para resolver un problema? ¿Es justo contratar a un sicario para resolver un problema?", declaró el papa. "No entren en lo religioso cuando es una cuestión humana", añadió.

El pontífice argentino hablaba ante los participantes de un coloquio sobre la lucha contra el aborto terapéutico, propuesto en casos en que los diagnósticos antenatales revelan graves malformaciones.

"Ningún ser humano puede ser considerado como incompatible con la vida", insistió el papa.

En este caso, los cuidados no son un gasto sino que ayudan a "los padres a preparar su duelo y a percibirlo no sólo como una pérdida sino como una etapa [...] Este niño permanecerá en sus vida para siempre, y habrán podido amarlo", insistió.

Para el papa, en lugar de proponer el aborto terapéutico hay que crear "redes de amor" para evitar que el miedo a la enfermedad y del sufrimiento no condene a las familias a la soledad.

En octubre de 2018, el papa Francisco ya comparó el aborto a recurrir a un sicario, unas declaraciones que provocaron fuertes reacciones.

Las declaraciones se dan mientras mujeres de países de América luchan por exigir su derecho al aborto. 

El Alabama (Estados Unidos), por ejemeplo, miles de manifestantes protestaron el pasado domingo contra la ley antiaborto más estricta del país.

"Si los hombres se embarazaran, se practicarían abortos en las estaciones de gasolina" decía una de las pancartas con las que los manifestantes protestaban la ley HB314, que castiga el aborto como un homicidio y cuyos autores buscan forzar un cambio de jurisprudencia a nivel nacional.

Otros llevaban ganchos de ropa de alambre, como símbolo de los métodos caseros que utilizan algunas mujeres cuando no acceden al aborto seguro.

La ley , recién aprobada, prohíbe los abortos en cualquier etapa de la gestación, contempla hasta un siglo de prisión para los médicos que lo practiquen y no considera excepciones en caso de violación o incesto.

"Si esta ley hubiese estado vigente cuando yo necesité un aborto, sé que no hubiera sido capaz de tener al hijo del hombre que me violó", dijo a la AFP en Montgomery Sam Blakely, víctima de violación de 25 años que abortó hace dos años y hoy aboga por este derecho de la mujer.

"Me habría suicidado", aseguró a la AFP. Llevaba una camiseta roja que dice, en inglés, "mujeres".

La ley, que se refiere al feto como un "niño no nacido", supuestamente entrará en vigor en noviembre, aunque lo más probable es que antes sea bloqueada por un juez.

 Ofensiva republicana 

Esta ley forma parte de una ofensiva republicana que busca llevar la discusión del aborto a la Corte Suprema. La expectativa es que los magistrados del alto tribunal, ahora de mayoría conservadora, reviertan la legalidad del aborto a nivel nacional.

En 1973, un fallo apodado "Roe vs. Wade" habilitó el aborto en todo el país hasta que el feto sea viable, a las 24 semanas de embarazo.

También esta semana, Misuri ilegalizó el aborto a partir de las ocho semanas. Otros seis estados -Georgia, Ohio, Mississippi, Kentucky, Iowa y Dakota del Norte- han promulgado leyes que lo prohíben desde que se detecta el latido del corazón, a las seis semanas. Ninguna ha entrado en vigor.

El presidente Donald Trump tomó posición sobre el tema y aseguró que, aunque es "decididamente provida", está de acuerdo con el aborto en "tres excepciones: violación, incesto y proteger la vida de la madre", según tuiteó.

Al firmar la ley, la gobernadora republicana de Alabama, Kay Ivey, dijo que está diseñada para que llegue a la Corte Suprema. 

"Nada de esto va a ocurrir en el futuro inmediato y el derecho al aborto en Alabama seguirá siendo legal y seguro en los próximos años", dijo a la AFP Randall Marshall, director ejecutivo del capítulo de Alabama de ACLU, la mayor organización de derechos humanos del país.

ACLU ha dicho que hará una presentación contra la ley de Alabama por considerarla inconstitucional. 

Para la ONG, este episodio solo producirá un malgasto del dinero de los contribuyentes en la larga batalla judicial que se aproxima.

Pero si su texto llegara a implementarse, "vamos a regresar a la época cuando las mujeres se hacían los abortos ellas mismas", dijo Maralyn Mosley, de 81 años, al diario local Montgomery Advertiser. 

"Vamos a volver a las perchas y a los úteros perforados; vamos a volver a cuando las mujeres morían desangradas", advirtió esta mujer que se practicó un aborto a los 13 años, cuando aún era ilegal, luego de ser violada por su tío.

Cerca de dos tercios de los estadounidenses cree que el aborto debería ser legal, según una encuesta del centro de investigaciones Pew del año pasado.

Temas relacionados