Parejas pueden casarse en el aeropuerto de Las Vegas

Para cumplirle a los enamorados en San Valentín, el condado de Clark, autoridad que gestiona las bodas en la ciudad del pecado, instaló una oficina express para otorgar las licencias de matrimonio.

El puesto temporal que otorga las licencias de matrimonio.AFP

Muchas personas tienen como propósito llegar a Las Vegas y buscar alguna oficina que les oficie la ceremonia de nupcias. Anticipándose a los planes de los enamorados y pensando en San Valentín, el condado de Clark, autoridad que gestiona las bodas de Las Vegas, otorgó la licencia matrimonial en el aeropuerto. 

Vea: Así se preparan los cultivadores de rosas para el día de San Valentín.

El sábado pasado, la propuesta express atrajo a muchas parejas que llegaron a la ciudad con la idea de sellar su compromiso, por lo que el aeropuerto internacional McCarran se ha convertido en un escenario que promueve el amor. 

"Estoy muy contenta de que hagan esto porque es mucho más estresante llegar al aeropuerto y tener que ir enseguida a las oficinas del condado a esperar. Ha sido verdaderamente rápido. Muy práctico", le dice a AFP Stefani, que acaba de llegar de Dallas (Texas) para casarse con Kisha.

El servicio de licencia matrimonial, que cuesta más de $220.000, en el aeropuerto funcionará hasta el 17 de febrero. La unión es válida en cualquier lugar de Las Vegas incluidas la capilla Cannabis, la capilla Elvis, la capilla en las nubes e incluso las capillas matrimoniales Viva Las Vegas.

Vea más: Siete destinos románticos para compartir en San Valentín.

Los matrimonios le generan más de US$2.000 millones a la economía local en Las Vegas. En promedio, el condado de Clark entrega alrededor de 80.000 licencias al año, siendo la zona de Estados Unidos que más lo hace. Para San Valentín esperan emitir más de 1.500 aprobaciones de casamientos. 

Se espera que este día de los enamorados, que se celebra el 14 de febrero, sea particularmente activo porque la fiesta de los enamorados cae dos días antes del año nuevo chino, que coincide con el comienzo de un fin de semana de tres días para los estadounidenses.