Payaso elegido diputado en Brasil siente vergüenza y abandonará la política

Francisco Everardo Oliveira Silva, más conocido por su nombre artístico, Tiririca, anuncia que se retira de las funciones públicas ejercidas hace siete años.

Archivo EFE

El payaso Tiririca, elegido diputado federal dos veces desde 2010 en Brasil, habló hoy por primera vez en la tribuna de la Cámara Baja para decir que siente "vergüenza" de la política y anunciar que abandonará la vida pública.

"Subo a esta tribuna por la primera y última vez, no por muerte, sino porque estoy abandonando la vida pública", dijo el diputado por Sao Paulo, pese a ser natural del estado de Ceará, en la región nordeste de Brasil.

El también cantante reconoció estar "bien mosqueado" con la política y calificó de "triste" lo que vio en estos siete años como parlamentario en la Cámara de Diputados brasileña.

"Salgo totalmente con vergüenza, no voy a generalizar, no son todos, hay personas buenas como en cualquier profesión", explicó Francisco Everardo Oliveira Silva, más conocido por su nombre artístico, Tiririca.

En su intervención, no esclareció si su anuncio significa su inmediata renuncia al cargo o simplemente que no volverá a ser candidato en las próximas elecciones, si bien sus asesores indicaron que se trata de lo segundo.

Para justificar su decisión, Tiririca alegó que el Congreso tiene una "mecánica muy loca" en la que "se trabaja mucho y se produce poco".

"Estoy saliendo muy triste, estoy muy mosqueado con nuestra política y nuestro Parlamento. Yo, como artista popular y político que soy, estoy bien enfadado. No con mis siete años aquí en la política. No hice mucha cosa, pero por lo menos, hice por lo que me pagan que es estar aquí y votar de acuerdo con el pueblo", añadió.

Tiririca dijo además que sufrió el "prejuicio" de algunos de sus colegas por ser "humilde y del pueblo".

El comediante no hizo mención directa a los numerosos casos de corrupción que han salpicado en los últimos años a decenas de diputados y senadores de todo el arco ideológico en casos vinculados con la trama corrupta destapada en la estatal Petrobras.

Ese escándalo, que desveló millonarios desvíos irregulares, ha salpicado a importantes empresarios y políticos, entre ellos al presidente Michel Temer, así como a varios de sus ministros y a los exmandantarios Dilma Rousseff y Luiz Inácio Lula da Silva, condenado este año en primera instancia a nueve años y medio de prisión.