Picasso, por las nubes

Este artista que dijo que la pintura no era para decorar apartamentos, sino un arma contra el enemigo, es uno de los más vendidos de la historia.

“La pintura no ha sido hecha para decorar apartamentos. Es un arma de guerra”, dijo, en su momento, el pintor español Pablo Picasso. A pesar de ello, algunas de sus obras cuelgan en las paredes de millonarios alrededor del mundo que han convertido a Picasso en uno de los artistas mejor vendidos de la historia. Cuatro de sus obras hacen parte de las 10 piezas artísticas por las que se han pagado una mayor cantidad de dinero.

Hace menos de dos semanas, El Sueño, uno de sus cuadros, fue comprado por US $155 millones por el millonario Steven A. Cohen al magnate Steve Wynn. Cohen es el dueño de otra de las pinturas mejor vendidas del mundo: Woman III del pintor Willem de Kooning.

De esta forma El Sueño fue incluida en la lista de las 10 piezas artísticas por las que se han pagado una mayor cantidad de dinero junto con Desnudo, hojas verdes y busto, por la que se pagaron US $106 millones, Muchacho con pipa, que fue adquirida por US $104 millones, y Dora Maar con gato, que fue comprada por US $95 millones. Otras varias de sus 2 mil obras han sido adquiridas por entre US $60 millones y US $30 millones. 

A 40 años de su muerte, Picasso se ha convertido en una marca. Sin contar la forma en que Citroën se ha aprovechado de su apellido para vender sus automóviles. Sus obras son subastadas por varios millones y son apetecidas por coleccionistas alrededor del mundo. Algunos de sus cuadros decoran apartamentos de aquellos magnates que no escatiman a la hora de hacerse con ellos.

Cuando en 2004 el cuadro Muchacho con pipa fue comprado en US$104 millones, el experto Pepe Karmel le dijo al Washington Post que estaba anonadado con el hecho de que por una obra menor de Picasso se hubiese pagado un precio digno de uno de sus mejores cuadros. En su criterio, esto mostraba “hasta qué punto el mercado está divorciado de los verdaderos valores del arte”.
En una entrevista dada a El País de España, María Teresa Ocaña, quien fue directora del Museo Picasso de Barcelona dijo: “Es verdad que los precios son elevados, pero Picasso es un valor estable, un clásico de la pintura y al mismo tiempo un artista moderno, y estos son factores que contribuyen a que sus precios sean muy altos”.

Por su parte, Lourdes Cirlot, miembro de la Fundación Museo Picasso de Barcelona, le dijo a El Excélsior de México que “es inaudito lo que Picasso mueve, es mucho más que el fenómeno artístico en sí. Creo que es un personaje que se ha convertido en un icono de la modernidad y ha adquirido aspectos de fama verdaderamente casi inigualables”.

Fuese o no el fin de este pintor, uno de los miembros más famosos del Partido Comunista Francés, sus obras son un producto de lujo cuyo precio, en la mayoría de los casos, no baja de los US$5 millones. De esta forma Pablo Picasso se convierte en un éxito en ventas. Pero esto no hace que se pierda de vista que el pintor malagueño fue un revolucionario. Algo a lo que no se le puede poner precio.

Temas relacionados
últimas noticias

Los animales que mueren de abandono y hambre