Por no saber el padre nuestro, niegan primera comunión a niña con síndrome de Down

La madre de la menor denunció, en una publicación en Facebook, que el sacerdote de la iglesia donde la niña se estaba preparando para el ritual católico, la llamó para informarle de la situación.

María Fernanda, la niña argentina con síndrome de Down al que un sacerdote no dejará hacer la primera comunión por no saber el padre nuestro de memoria.

En Argentina hay indignación por un caso de supuesta discriminación a una niña con síndrome de Down, a quien no la dejarán hacer la primera comunión por no saber la oración del padre nuestro. La historia se conoció después de que la madre de la menor, Raquel Martínez, publicara su caso en Facebook, en una publicación que ya cuenta con más de 5 mil compartidos.

La historia es así. Según explicó Martínez, el pasado viernes, el mismo día en el que hizo la publicación, a eso de las siete de la noche recibió una llamada a su celular. Al otro lado de la línea estaba un hombre que se identificó como el padre Luis de la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, “para informarme que mi hija, después de ir 2 años a catecismo a la esc Rufino Ortega y durante 3 meses a una "catequista" particular (maestra especial que me mandó él a llevarla), que Fernanda no estaba con las condiciones necesarias para hacer la comunión”.

Explicó que las razones del sacerdote para no dejar a su hija realizar el ritual católico, era porque la niña, llamada María Fernanda, no se sabe de memoria el padre nuestro. “¿Qué quiere señor? ¿Que una niña con 11 años y con síndrome de Down le lea una lectura, le rece sin equivocarse en un padre nuestro? No se da cuenta el daño que ha hecho... pero no le quepa la menor duda que esto lo vamos a llevar hasta las últimas consecuencias”.

También manifestó que lo que más le dolía de la decisión del sacerdote era por la “la ilusión que ella tenía de hacer su primera comunión, teniendo su vestido blanco, zapatos, souvenir y tarjetitas todo preparado para que llegara ese día... habiendo invitado a sus abuelos, tíos, primos y amigos para que compartieran con ella ese día tan esperado”.

Pero no se quedó ahí. Tomó su caso como un ejemplo de las críticas que hay, en general, hacia la Iglesia Católica y afirmó: “Después se quejan porque la sociedad los critica... pero si deberían echarlos de todos lados en donde pongan en su boca la palabra de Dios. Tendría tantas cosas para decir ...pero por respeto me guardo todos los insultos que debería decirles. ¡Me dan ASCO!”.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

La historia de Papá Noel