26 Aug 2017 - 3:00 a. m.

¿Por qué una mascota mejora su vida?

Los animales contribuyen al bienestar físico y emocional de cualquier persona. También ayudan a prevenir y mejorar varias patologías. Mire cómo.

La Red Zoocial

¿Es más feliz y sana una persona que tiene mascota? La respuesta, según la ciencia, es sí. Universidades como la de Ohio y la de Missouri y hasta la Australian National Heart Foundation realizaron estudios independientes para comprobar qué tan beneficioso es tener un animal (de cuatro patas) en casa. Sus conclusiones: los propietarios de mascotas poseen una autoestima mayor, son más aptos físicamente y tienden a ser menos temerosos y más extrovertidos. Claro, hay excepciones y esto no significa que quienes no las tengan sufran más enfermedades o problemas. Es cuestión de beneficios.

La ciencia se basa en esto: sólo el contacto con un animal disminuye los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y aumenta los niveles de endorfinas y serotoninas, neurotransmisores que contribuyen a mejorar el estado de ánimo, la tensión y el bienestar general.

Un estudio publicado en la revista Nature dice que “la tenencia de mascotas es un factor protector de enfermedades cardiovasculares, puede modificar varios factores de riesgo, disminuye la presión arterial, la ansiedad y el estrés por soledad”. Y explica que un dueño de perro, por ejemplo, tiene por lo general una actividad física mayor en comparación con quienes no lo poseen, y eso hace que la salud mejore.

 

Un estudio realizado por la empresa GfK en América Latina encontró que, en Colombia, el 29 % de la población tiene mascota; de ese porcentaje, 80 % tiene perro y el resto se divide entre gatos, pájaros, conejos y peces, entre otros. David Lynn, de Delta Society, una ONG estadounidense de animales de compañía, explica la razón: “Los humanos nos identificamos más con un perro. Creemos entender más su lenguaje corporal (mover la cola, lamer, etc.) y como observan a sus dueños todo el tiempo, muchos detectan, por ejemplo, un cáncer o ataques epilépticos”.

Los testimonios de dueños de mascotas son infinitos y quienes han vivido con una lo saben: reducen el sentimiento de soledad, favorecen el contacto social, si hay niños en casa les despiertan los sentidos, aumentan su autoestima, mejoran su conducta nutricional, su desarrollo cerebral y algo más: los ayudan a entender mejor los ciclos de la vida, la enfermedad y hasta la muerte. Y lo mejor de todo, los hacen reír.

No le dé más la espalda al mundo animal. ¡Adopte!

EN QUÉ NOS AYUDAN LOS ANIMALES

Perros: como son fáciles de adiestrar pueden ser animales de compañía. Reducen el sentimiento de soledad, los miedos y las tristezas profundas, detectan enfermedades. Los recomiendan cuando hay duelos.

Caballos: su movimiento resulta muy útil para estimular músculos y articulaciones. Excelentes en la rehabilitación de personas a nivel psicológico, físico, neuromuscular y cognitivo. Hoy los usan mucho en adolescentes problemáticos.

Gatos: los mejores para terapias de relajación. Psicólogos dicen que su ronroneo es muy eficaz para niños con hiperactividad y en personas nerviosas. Las calma.

Conejos: con ellos se desarrollan habilidades sociales como la concentración, aumentar la actividad física y, dicen psicólogos, que sirven para tratar problemas de autoestima.

Peces: resulta que sí se desarrolla un vínculo con el pez, a pesar de que usted no abrace el acuario. Los peces ayudan a trabajar la concentración, así que son claves para personas con déficit de atención.

Comparte: