Por un acto racista, el conductor de un bus expulsó a una usuaria

“Cuando miro a personas como tú, me da escalofríos”, fue lo que respondió la mujer a un hombre afrodescendiente que le pidió permiso para sentarse a su lado.  

Pixabay.

El conductor de un autobús de transporte público en Berlín, Alemania, le pidió a una mujer que se bajara del vehículo, luego de que ella impidiera que un hombre afrodescendiente se sentara a su lado, en el único asiento disponible.

El hecho fue relatado al diario alemán Huffpost y  publicado en Twitter por Lena Rohrbach, trabajadora de la organización Amnistía Internacional, quien fue testigo de la situación cuando se transportaba en la ruta M41.

Según cuenta, lo primero que ocurrió fue que la mujer se subió al autobús y le preguntó a una muchacha, que estaba sentada, que hasta dónde iba. La joven le respondió y la mujer le pidió que le cediera el puesto porque ella iba más lejos.

Para Rohrbach, aunque esta situación le pareció “irritante”, era demasiado pronto para juzgar a la señora. Sin embargo, algunas paradas después, un hombre afrodescendiente se subió al bus y se dirigió al único asiento disponible que estaba justo al lado de la mujer en cuestión, entonces le pidió permiso para sentarse pero ella se negó.

Cuando el hombre le preguntó la razón, la señora respondió levantando la voz y de forma agresiva: “Cuando miro a personas como tú, me da escalofríos”.  

Ante esto, el sujeto “pareció golpeado pero no hizo más comentarios”, según afirma Rohrbach, quien estaba ubicada un poco más adelante y decidió ofrecerle su puesto al hombre que “por razones simbólicas”, como ella dice, no aceptó.

Al notar la situación, el conductor del bus paró y fue hasta donde la mujer a decirle “si no deja que el señor se siente, debe bajarse” y ella se bajó.

Sigrid Evelyn Nikutta, vocera de la empresa de transporte Berline Verkehrsbetriebe (BVG), indicó que aunque no han logrado identificar al conductor, desde su punto de vista, su reacción fue la correcta. “Este coraje moral es ejemplar”, expresó.

Añadió que la decisión del conductor del autobús es apoyada por la compañía, incluso si la mujer no estaba cometiendo una infracción penal relevante, ya que las condiciones de transporte requieren un comportamiento considerado por parte de los usuarios, y si no lo cumplen, el conductor puede tomar la decisión de pedirle al pasajero que se baje.

“No importa de dónde vengas, como luzcas, ni como ames, ni lo que creas o no creas, aquí eres bienvenido”, resaltó la compañía.

El caso se volvió muy popular en Twitter donde los usuarios también elogiaron y celebraron la decisión del conductor con comentarios como: "¡Así es como funciona! Combata el racismo en la vida cotidiana", "Este conductor de autobús ha demostrado clase humana" y "¡Feliz y bendita Navidad! ¡Es tan bueno leer que hay personas así!", entre otros.