Por una mala interpretación de “HP”, Martín y Francisco Santos se confrontaron en Twitter

El exvicepresidente dice que quienes usan la expresión son intolerantes. Su sobrino Martin le pide no desesperarse y explica que la expresión significa “honorables parlamentarios”. “No es lo que estás pensando”, aclaró.

Archivo.

No hay que ser muy estudioso, ni perspicaz, para saber que hay dos letras a las que en Colombia se acude cada vez que en un pleito alguna de las partes quiere poner punto final a la discusión y a la vez pegarle una trompada verbal a su contendor. Son dos letricas que sintetizan una antiquísima grosería presente tanto en los clásicos de la literatura como en las peleas callejeras de cualquier ciudad latinoamericana del presente. La “H” y la “P”, separadas, podrían no decir muchas cosas, pero cuando se les junta en medio de una controversia pueden acabar amistades, deshacer sociedades, agudizar líos familiares y hasta socavar acuerdos de alta política.

Durante la acalorada sesión de este miércoles en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes, en la que resultó derrotada la iniciativa que pretendía prohibir la adopción de menores por parte de personas solteras, viudas o dela comunidad LGBT, las citadas consonantes aparecían de rato en rato, pero fuera de micrófonos. Nadie en el Capitolio Nacional se atrevió a pronunciarlas en voz alta, aunque por dentro estuviese muerto de la ira al ver que con los vaivenes del debate crecía la incertidumbre sobre el futuro dela controvertida iniciativa.

Pero en las redes sociales, donde la expresión es más libre y sincera e incluso los argumentos son opacados con frecuencia por las emociones, la "H" y la "P" estuvieron más juntas que de costumbre, y fueron achacadas por los internautas a defensores y opositores del proyecto. Claro, mientras unos utilizaban la expresión “HP” para ofender, otros recordaban que también tiene un significado muy empleado en asuntos políticos, en especial cuando se habla de los integrantes del Legislativo: Honorable Parlamentario.

Si bien es cierto algunos alegan que tal uso es incorrecto en el país por cuanto en Colombia no existe Parlamento (órgano legislativo propio de los regímenes parlamentarios), sino Congreso, es frecuente su uso para hacer alusión especialmente a los miembros de la Cámara de Representantes, a los que los periodistas más veteranos se refieren comúnmente como “parlamentarios”.

Y dado que en el debate de este miércoles sobre el referendo para modificar las normas de adopción de menores participaron representantes a la Cámara, algunos líderes de opinión optaron por referirse a ellos como los “HP”. Y ahí fue Troya. De inmediato salieron reputadísimos dirigentes políticos a recriminarles y a decirles que tales expresiones no son ejemplo del respeto que se debe tener con todas las personas.

Les ocurrió a los periodistas Claudia Morales y Daniel Samper Ospina, quienes trinaron en contra del congresista Silvio Carrasquilla, a quien de paso le decían “HP”. El exvicepresidente Francisco Santos se demoró más en ver los trinos que en salir a reprocharles a ambos su expresión. Y había regañado con vehemencia a uno y a otro, hasta cuando su propio sobrino Martín Santos, hijo del presidente Juan Manuel Santos, intervino en la discusión y le contestó jocosamente a través de Twitter. Controversias similares han desatado los propios congresistas cuando se refieren a sus colegas en plenos debates con la expresión “HP”. Incluso hay un libro del periodista y también excongresista Édgar Artunduaga, que se titula justamente así: “Los HP”, y que trata sobre su paso por el Senado de la República y otros temas de la política nacional. 


Claudia Morales on Twitter


Daniel Samper Ospina on Twitter


Martin Santos on Twitter