La profesora de inglés que demuestra que las mujeres sí saben de fútbol