Ratas, heroínas en África

El poderoso olfato de las ratas gigantes africanas les permite detectar minas luego de recibir un entrenamiento.

La organización Apopo (www.apopo.org) ha utilizado ratas antiexplosivos en Palestina y Tailandia.

La Organización no Gubernamental, de origen belga, Apopo financia en Tanzania un programa de investigación que entrena ratas gigantes africanas para convertirlas en expertas buscadoras y desactivadoras de minas.

Las HeroRATs, como se les conoce, son roedores con un poderoso sentido del olfato que les permite detectar las minas, tanto de metal como de plástico, enterradas en el suelo.

El entrenamiento de las ratas comienza desde las primeras semanas de vida. Ese primer paso consiste en que las ratas se familiaricen y acostumbren al trato con humanos. Más adelante, a través de ejercicios en laboratorio van desarrollando la capacidad para detectar minas. El método consiste en someterlas a ejercicios en los que obtienen recompensas cuando superan las pruebas diseñadas por expertos. Se trata de una técnica similar a la que se usa con perros antiexplosivos.

Las ratas reciben una alimentación balanceada para mantenerlas saludables. Una vez están listas, son llevadas a entrenamiento en campo. Con una cuerda atada al cuerpo, las ratas deben recorrer terrenos en los que se han enterrado las minas. En recompensa por detectar una mina, las ratas reciben comida.

Su peso liviano evita que se activen las minas. El programa tiene previsto implementarse en campos minados reales hacia final de año. En el mundo se calcula que existen 59 países donde los campos están minados como resultados de recientes guerras y conflictos.