Raúl Castro declara feriado el próximo viernes santo en Cuba

En 2012, el mandatario decretó el feriado en igual conmemoración católica "con carácter excepcional".

El presidente Raúl Castro decretó "receso de actividades laborales" el próximo 29 de marzo, viernes santo, señaló un comunicado publicado este lunes en el diario oficial Granma, que se abstuvo de explicar los motivos de tal decisión.

"Se ha decidido por la dirección del país aprobar el receso de las actividades laborales el viernes 29 de marzo del 2013", dijo el texto publicado, que consignó las excepciones de actividades que no recesarán.

En 2012, el mandatario decretó el feriado en igual conmemoración católica (que cayó el 6 de abril) "con carácter excepcional", accediendo a una petición del entonces papa Benedicto XVI, durante su visita a la isla del 26 al 28 de marzo de ese año.

"Teníamos indicios de que iba a ser así y nos alegra mucho saber que tanto los fieles católicos como el pueblo que tiene simpatía hacia la iglesia y religiosidad en sus sentimientos, pueda este viernes santo participar ahora con más libertad con los horarios de las distintas celebraciones que tendremos", dijo a la AFP el sacerdote José Félix Pérez, secretario ejecutivo de la Conferencia Episcopal.

Agregó que "esta noticia es muy agradable en ese sentido, que se pueda vivir el sentido religioso del viernes santo".

Las relaciones entre el gobierno de Cuba y la Iglesia fueron ondulantes durante los más de 50 años de gobierno comunista en la isla, con períodos de duro enfrentamiento y otros de cohabitación.

Sin embargo, las relaciones oficiales con el Vaticano han sido ininterrumpidas.

Desde la histórica visita del Papa Juan Pablo II a la isla en enero de 1998, comenzó un acercamiento de la jerarquía católica y el entonces presidente Fidel Castro, relevado en el poder por su hermano Raúl en 2006, debido a una grave crisis de salud.

Raúl Castro profundizó su acercamiento con la Iglesia a través de un inédito diálogo que comenzó en mayo de 2010 y cuyos resultados más relevantes fueron la excarcelación de más de 130 presos políticos, y un mayor espacio pastoral para la Iglesia.

La pasada semana, Raúl Castro envió un mensaje de felicitación al nuevo papa, el argentino Francisco, pocas horas después de su elección en el Vaticano.