Colombia2020 y Rutas del Conflicto lanzan plataforma para seguir el pulso al acuerdo de paz

hace 2 horas

Raúl Cuero y Rodrigo Bernal se tomaron un café

Casi un año después de la controversia alrededor del trabajo del científico, los dos investigadores se dieron la mano a pesar de las discrepancias.

El científico Raúl Cuero se encontró un año después con Rodrigo Bernal y conversaron sobre sus discrepancias. / Pablo Correa

En un café en el centro de Bogotá, luego de una citación en la Fiscalía, los científicos Raúl Cuero y Rodrigo Bernal se sentaron a hablar cordialmente sobre sus discrepancias. Demostraron que es posible, en un país que busca la paz, tomarse un café de forma amigable aunque persistan opiniones distintas.

Hablemos sobre la medalla del Congreso. ¿Sí existe o no?

Raúl Cuero: Sí, la recibí, como consta en la resolución 28 de 2004 emitida por el Congreso de la República, como lo constata el acta que usted tiene y la foto de la medalla. Están las pruebas de la medalla.

Bernal: Lo que dije en mi artículo en El Espectador es que cuando averigüé sobre esa medalla en la Cámara de Representantes, la número 28 de 2004 estaba sin firmar, era un proyecto de resolución. Resolución como tal no encontramos y eso fue lo que consigné.

La otra fuente de discrepancias ha sido el número de patentes. ¿Qué piensan sobre esto un año después?

Cuero: Yo nunca he hablado de patentes, siempre hablo de invenciones. Y tengo más o menos 27 invenciones, de las cuales dos están otorgadas, 11 están en patent pending y las otras en proceso de someterse. Tengo cinco en lo que se llama derecho de propiedad por autoría intelectual. ¿Por qué hablo de invenciones? Porque para los países nuestros las invenciones son muy importantes porque legitimizan nuestra capacidad productiva, y las patentes no son más que un documento de autorización para negociar una invención. Estas expresan mi capacidad inventiva y el potencial que hay para el desarrollo intelectual, científico e industrial.

Bernal: En el artículo dije que Cuero había dicho días atrás en la prensa que tenía el equivalente a 21 invenciones y que tenía 13 patentes concedidas. Yo dije que no tenía 13 concedidas, sino sólo dos concedidas.

Cuero: Mis patentes pendientes protegen mi invención. La patente no legitimiza la capacidad inventiva, creativa del individuo. Lo que legitimiza es la invención misma.

Bernal: Quiero añadir que la diferencia entre invención y patente otorgada está en que la invención es lo que yo digo que inventé y en la patente otorgada está lo que un panel de científicos miró de mi invento, puso a prueba, vio si era novedoso o no, y decidió otorgar la patente.

Cuero: Cuando se somete algo al proceso de patente pendiente es revisado por abogados, tecnólogos o científicos. Eso lleva un proceso de revisión. Pero cuando se da patente pendiente se está aceptando que hay una invención. Tenemos todos los números de aplicaciones.

¿Cuál es su posición final sobre el número de publicaciones científicas?

Cuero: Tenía 91 publicaciones a la fecha del debate, porque ahora tengo más. En el concepto universal, publicación es todo aquello que va al dominio público. Las 91 publicaciones han pasado por una revisión científica. Eso lo tengo muy claro. Unas son en revistas científicas con revisores científicos, conferencias con revisores científicos, porque cuando uno presenta un abstract tiene que pasar por una revisión; otras son de libros y capítulos de libros, conferencias.

Bernal: La discrepancia está en lo que uno considere una publicación científica. En el medio académico universitario, el resumen de un trabajo presentado en un congreso no se considera una publicación científica, es una publicación menor de la que puede o no puede derivarse una publicación científica en forma. De las 91 de la lista que el doctor Cuero presentó a El Espectador, hay una que es una guía de laboratorio que él preparó para sus estudiantes en la Universidad del Valle. Eso no se considera una publicación científica. Hay cuatro que simplemente no pude encontrar por ninguna parte y me gustaría saber cuáles son. Ahí está la discrepancia.

Cuero: Un manual de laboratorio es una publicación porque va al dominio público de profesor y estudiante. Las otras 90 vienen en journals, libros. Cuando a uno lo seleccionan para escribir un capítulo de libro es porque tiene dominio de la materia. Además, un paper que sea de dirección paradigmática hace por miles de papers. Y en eso es que Cuero se ha concretado. Por ejemplo, uno de mis papers de 2012 sobre sensores de metales figura en el top eight en el “MedPub”. Porque nadie ha hecho esto. En las instituciones americanas es de gran valor estar en el top eight en su área.

Escuchar audio completo de la conversación.