¿En riesgo la seguridad?

Los recientes hostigamientos de la guerrilla en distintas zonas del país ponen en duda estrategia para controlar orden público.

Hace unos días el expresidente Uribe resaltó la “laxitud” del gobierno actual frente a la guerrilla de las Farc. Por su parte, el presidente Santos admitió que le ha faltado involucrarse más con los problemas de seguridad en distintas regiones del país, pero aseguró que la Fuerza Pública está protegiendo a la población civil.

Los recientes ataques entre la policía y las FARC en los departamentos del Cauca y en Antioquia llevaron al presidente a realizar con urgencia varios consejos de seguridad en las zonas de conflicto.

“Pese a hostigamientos cobardes de terroristas, nuestra Fuerza Pública tiene control y protege a la población”, escribió Santos en Twitter.

Sin embargo, los dardos lanzados por el exmandatario al Gobierno Nacional en materia de seguridad han llevado a pensar a algunos que Uribe tiene la razón.

El analista político Alfredo Rangel cree que de manera muy tardía el presidente está tratando de tomar las riendas en el tema. “El gobierno ha perdido sentido de realidad en seguridad porque está partiendo de negar que haya un deterioro en la situación de orden público y no quiere reconocer que hay un rebrote de la violencia guerrillera en muchas regiones”, dijo Rangel.

También, explicó que esta situación está afectando la percepción de los colombianos en materia de seguridad. “El gobierno al negar ese deterioro de la seguridad queda imposibilitado para corregir las fallas y para reconducir una política de seguridad más efectiva para el terreno perdido”, afirmó.

Para el analista político Luis Carvajal la tarea de los ministros de defensa y de justicia durante el mandato de Santos no ha sido destacada. “El presidente Santos no ha asumido el liderazgo al que el país estaba acostumbrado con el expresidente Uribe. El Presidente Santos con su estilo gerencial diferente al de Uribe, ha delegado tareas pero sus ministros han sido opacos”, sostuvo.

De igual manera, señaló que el problema de seguridad no debería convertirse en un piso de la situación política. “Tanto el uno como el otro (Uribe y Santos) deben entender que ese es un tema del Estado. En este momento de confrontación política no le conviene al país ese tipo de críticas”.

Pese al incremento del pie de fuerza en las zonas de conflicto, por ahora los habitantes de os habitantes de Toribío en Cauca intentan tener acercamientos con los subversivos de las Farc, como una forma de expresar su rechazo ante los enfrentamientos que ya dejan más de 300 desplazados.