Senado de México aprueba polémico impuesto a comida "chatarra"

La medida busca combatir los altos índices de sobrepeso y obesidad que afectan a más del 70% de los 118 millones de mexicanos.

El Senado de México aprobó un impuesto del 8% a los alimentos altamente calóricos, que deberá ratificar la Cámara de Diputados y ha despertado fuertes protestas de productores de azúcar y restaurantes.

Esta medida forma parte de la reforma fiscal presentada el 8 de septiembre por el presidente Enrique Peña Nieto. La iniciativa ya había sido revisada por los diputados, quienes acordaron un impuesto de 5% a esos productos alimenticios.

Sin embargo, con 72 votos a favor y dos en contra, el Senado realizó modificaciones a ese dictamen "para que el impuesto a la 'comida chatarra' pase del 5% al 8%", informó la cámara alta a través de su cuenta Twitter.

Este impuesto se aplicará a "alimentos no básicos con alto contenido calórico", como productos de confitería, chocolates, cremas de maní y avellanas, dulces de leche, así como alimentos preparados a base de cereales.

Además de elevar la recaudación fiscal, la medida busca combatir los altos índices de sobrepeso y obesidad que afectan a más del 70% de los 118 millones de mexicanos, según cifras oficiales.

Sin embargo, organizaciones de restaurantes y productores de azúcar han manifestado su oposición al incremento del impuesto a través de cabildeos y misivas publicadas en la prensa.

"La obesidad no se combate con impuestos (...) que afectarán principalmente a los más pobres (...) y ponen en riesgo el empleo y las inversiones", dice uno de sus mensaje publicados recientemente en el diario Reforma.

Otro aspecto polémico de la reforma fiscal es un gravamen del 5% a las bebidas azucaradas, que fue aprobado por los diputados y debe ratificar el Senado.

México es el mayor consumidor de bebidas azucaradas en el mundo con 163 litros per cápita al año, por lo que el gravamen representaría fuertes pérdidas para la industria refresquera, que también ha hecho público su descontento.

La decisión del Senado sobre el impuesto a la comida "chatarra" fue tomada en ausencia de la bancada del opositor Partido Acción Nacional (PAN) y de una fracción del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), que abandonaron el recinto legislativo en protesta por un aumento del Impuesto al Valor Agregado en los estados fronterizos con Estados Unidos.

La cámara alta seguía discutiendo la noche del miércoles el resto de la reforma fiscal, que busca incrementar la recaudación fiscal en México, un país con grandes desigualdades y cuyos ingresos tributarios equivalen al 13,7% del PIB, mientras que en el resto de América Latina el promedio es de 18,4%.

 

últimas noticias

Perros y gatos vegetarianos, ¿es natural?

Luchando contra la obesidad