La sencillez oriental

La cocina oriental está llena de pequeñas y brillantes soluciones que a menudo contradicen las costumbres culinarias que tenemos en Occidente.

/ Liz Durán

Por ejemplo, el manual culinario italiano, ese que se ha extendido por toda esta parte del mundo, dice que la pasta se debe acompañar con una salsa líquida, ya sea con base de tomate, de crema o de aceite de oliva, por ejemplo. Sin embargo, esta no es la única manera. En la cocina china los fideos se saltean al wok casi que en seco, apenas con algo de salsa de soya o de ostras, para permitir que la humedad que sueltan los ingredientes sea la que “adereza” la pasta. Incluso se suele añadir un poquito de fécula de maíz disuelta en agua para ligar una salsa y así ayudar a que esa humedad abrace los ingredientes. Con esta inspiración quiero proponerles una receta sencilla y rápida, que sirve para sacar de apuros de una manera muy decorosa, y cuya base, además, se puede modificar, por ejemplo, utilizando diferentes vegetales o reemplazando la carne por camarones.

 INGREDIENTES (Para 4 personas)

1 libra de tallarines al huevo
200 gramos de puntas de lomo de res o de cerdo en trozos
1/2 taza de espárragos verdes cortados en diagonal
1/2 taza de cebolla cabezona roja en cosacos
1/2 taza de champiñones cortados en cuartos
1/2 taza de maíz dulce
2 cucharaditas de ajo machacado
2 cucharaditas de jengibre rallado
Ají seco al gusto
2 cucharadas de salsa de soya
1 cucharada de salsa de ostras
1 y 1/2 cucharadas de aceite de ajonjolí
Aceite vegetal
Sal
Ajonjolí tostado para decorar

PREPARACIÓN

Cocine la pasta en agua con sal, y cuando esté al dente retire y enfríe con agua helada. Sazone la carne con sal y pimienta. Aparte, en un wok bien caliente con un poquito de aceite vegetal, sofría la carne hasta sellar, y retire. Limpie el wok con un papel de cocina, agregue más aceite vegetal y sofría el ajo y el jengibre hasta que empiecen a dorar. Añada los espárragos, luego la cebolla, los champiñones y el maíz con un intervalo entre uno y otro para que no se baje demasiado la temperatura del wok. Saltee un poco. Devuelva la carne, agregue los fideos y saltee. Termine integrando las salsas y el aceite de ajonjolí. Rectifique el punto de sal y sirva decorando con ajonjolí tostado.

[email protected] / www.harrysasson.com

últimas noticias