Ser feliz a través de la concentración y la práctica

Estos días son propicios para trabajar en la felicidad personal y familiar.

Cortesía

Muchas personas esperan que la felicidad las encuentre, cuando realmente puede estar a tan solo unos pocos pensamientos positivos de distancia. La felicidad es una opción que todos podemos elegir y existen varias técnicas simples que puedes intentar en casa y aprovechar estos días de asilamiento e introspección. Los expertos de Mayo Clinic comparten algunas de estas técnicas para intentar crear una vida más feliz y agradable.

Lo que la ciencia opina de la felicidad

“Los estudios revelan que uno controla su propia felicidad. Todo está conectado a la personalidad, a los pensamientos y a los comportamientos que pueden cambiarse”, explica la Dra. Stacy Blackburn, médica familiar del Sistema de Salud de Mayo Clinic.

Pese a que algunos creen que conseguir el empleo anhelado, conducir un auto lujoso o salir de fiesta todos los días trae mucha alegría, por lo general ese no es el caso. La gente que tiene dinero, belleza o menos estrés no es en promedio, más feliz que los demás.

Esto es bueno para muchos, porque hay maneras de llevar una vida más feliz que no depende del ingreso económico ni de la apariencia física. La Dra. Blackburn explica que, al parecer, las personas felices construyen su vida alrededor de estos cinco pilares: apreciar lo que uno tiene, dedicar tiempo a la familia y los amigos, tener un propósito en la vida, vivir el momento y preferir el optimismo.

El optimismo es un aspecto de la vida sobre el cual tenemos absoluto control. Ser optimista significa ver la situación desde el lado positivo, en lugar del negativo. Es fácil que los pensamientos negativos tomen el control, pero no necesariamente tienen que hacerlo, pues hay formas de controlar el pesimismo, aunque uno no sea de naturaleza optimista. La Dra. Blackburn sugiere que, para combatir esos pensamientos negativos, que seguramente se pueden estar presentando durante el aislamiento, primero hay que reconocerlos y hacerse las siguientes preguntas: ¿Es la situación realmente tan mala como parece?, ¿Se puede ver la situación de otra manera?, ¿Qué puede enseñarme esta experiencia para aplicar en el futuro?

Invertir en las relaciones personales

Las relaciones personales son un componente importante de la felicidad. ¿Cuán fácil es para usted pensar en alguna amistad que siempre le hace reír? Cuando uno se rodea de gente feliz, es factible que se nos pegue la felicidad de ellos y que mejore nuestro estado de ánimo. La Dra. Blackburn anota que los estudios plantean que las relaciones personales son las más significativas y las que mayor sentido dan a la vida.

Es fácil tomar por descontado a familiares y amigos, pero ellos son los que suelen acompañarnos en las buenas y en las malas. Por ello, es importante invertir tiempo en esas relaciones personales y devolverles la felicidad que dan. Aprovecha estos días de asilamiento para ser amables al hablar y actuar con esas personas especiales de tu vida y demostrarles el aprecio, esto ayudará a que seamos más felices.

Expresar gratitud

La gratitud consiste en maravillarse por la vida, apreciarla y agradecerla. Tomarse unos minutos al día para reconocer las cosas buenas de la vida y apreciar lo que se tiene, ayudará a practicar la gratitud. No tiene que ser complicado, sino algo tan sencillo como tomar un minuto a diario para identificar al menos una cosa que enriquece  la vida. Practica remplazando los pensamientos ingratos por otros de agradecimiento. También es intenta practicar la gratitud antes de dormido por la noche y al despertar por la mañana.

Descubrir un propósito

La gente que lucha por alcanzar una meta o cumplir una misión es más feliz que quienes no tienen esas aspiraciones. Las metas aportan un propósito, mejoran la autoestima y juntan a la gente. La meta en sí misma no importa, siempre y cuando nos acerque más a una vida feliz.

“Vincular las actividades diarias con el significado y el propósito duradero de la vida ayuda a sentir más satisfacción”, añade la Dra. Blackburn. Algunas personas se dedican a actividades que disfrutan, mientras que otras no. Si desea encontrar un propósito durante estos días de aislamiento, pregúntese lo siguiente: ¿Qué lo emociona y  llena de energía?, ¿Cuáles logros lo enorgullecen más?, ¿Cómo quiere que los demás me recuerden?

Vivir el momento

No esperar que la dicha llegue al día, cuando estén menos ocupados o estresados, porque ese momento puede no llegar jamás. Es buscar a lo largo de todo el día la oportunidad de disfrutar de los placeres pequeños de la vida y concentrar la energía en las cosas positivas del presente, en vez de darle vueltas al pasado o de preocuparse por el futuro.

Si bien todos los consejos antes mencionados ayudan a ser más feliz, la práctica es la clave para alcanzar la felicidad. Recuerde que todo, las elecciones, los pensamientos y las acciones, influyen sobre ella. Inicie ahora y con el tiempo, el esfuerzo por cultivar el optimismo y expresar la gratitud puede convertirse en un simple hábito.

910345

2020-03-20T12:34:26-05:00

article

2020-03-20T14:09:06-05:00

mmorenot_250622

none

Con información Mayo Clinic

Actualidad

Ser feliz a través de la concentración y la práctica

55

5409

5464

 

Temas relacionados

 

Emagister, una formación que cambia vidas

Conectividad 5G, el futuro digital

Comer bien es vivir bien