¿Sexo de día o sexo de noche?

Un estudio de la marca de juguetes eróticos 'Lovehoney', reveló que mientras los hombres prefieren tener sexo en las mañanas, las mujeres sienten más deseo en las noches.

68% de las mujeres y un 63% de los hombres han salido con alguien cuyo deseo sexual no era compatible con ellos/ @Tina Franklin

 Ellas lo prefieren en las noches y ellos en las mañanas. Por lo menos, esa fue la conclusión a la que llegó un reciente estudio realizado por Lovehoney, una marca de juguetes eróticos inglesa, donde se afirma que la libido masculina llega a su punto máximo “entre las 6 y 7 de la mañana, mientras que la femenina lo hace entre las 11 de la noche y dos de la madrugada”.

Según lo explica la sexóloga española Ana Sierra, este desequilibrio del deseo sexual entre hombres y mujeres, se debe a que los horarios masculinos están determinados por la testosterona, una hormona que aumenta sus niveles entre un 25 y 50% en las mañanas frente a otros momentos del día. “Al generar una fuerte excitación, en muchos casos, los hombres buscan sexo para aprovechar la erección provocada por este pico hormonal.”

Sin embargo, para las mujeres no es igual, pues el deseo en ellas está determinado por el ciclo menstrual. Es decir que, a diferencia de los hombres, donde la libido sube y baja cada 90 minutos, las mujeres presentan cambios hormonales y con esto, diferencias en el deseo sexual, dependiendo del momento del mes. Esto explicaría, entonces, la segunda conclusión a la que llega el estudio; “un 68% de las mujeres y un 63% de los hombres han salido con alguien cuyo deseo sexual no era compatible con ellos.”

Pero entonces, dentro de este desequilibrio sexual ¿existe un momento de encuentro en que ambos tengan ganas? Si, tener relaciones después de la siesta. Según lo afirma el diario El País, en el estudio elaborado por la empresa de sofás Natuzzi, ocho de cada diez encuestados dijeron que el mejor momento para el sexo es después de comer. Afirmación que, además, es respaldada por la psicóloga Sara C. Mednick quien lo recomienda “por el beneficioso efecto que tiene el descanso en la libido, pues esa pausa genera nuevas energías que pueden equilibrarse a través del sexo.”

Y es que parece que la popular idea de tener sexo en las noches está equivocada, pues según el sexólogo alemán Walter Ghedin, en la tarde, después de comer, el deseo de hombres y mujeres llega al mismo nivel, pues los niveles de melatonina y cortisol, “la hormona del estrés”, son más bajos a esta hora. El “tip”, sin embargo, es que el almuerzo sea liviano y no se consuma mucho alcohol.

De modo que ¿sexo en las mañanas o en la noche? Ninguna de las dos, sexo en las tardes.

Vea esta nota en El País