Si va a viajar por tierra en sus vacaciones, tenga cuidado con los microsueños

¿Es el conductor elegido? Estas son algunas recomendaciones que puede tener en cuenta para viajar seguro y evitar caer en periodos de somnolencia.

Pixabay.

Con motivo de las festividades que se acercan, miles de colombianos preparan su viaje por carretera y muchos prefieren viajar de noche con el fin de aprovechar ese ‘tiempo muerto’ mientras conducen.

Sin embargo, pocos son conscientes que, así como es peligroso conducir bajo los efectos del alcohol, también lo es si el conductor elegido no ha dormido bien y dedica la noche para manejar.

Aparentemente, la persona puede no tener sueño y si siente recaídas opta por tomar café o algún energizante, pero no basta con tomar estas medidas. De acuerdo con el médico Santiago Rojas, “si una persona no ha dormido bien es muy probable que pase por un corto periodo de somnolencia crónica de hasta 5 segundos (el estado entre el sueño y la vigilia) inconscientemente. De hecho, los momentos más críticos donde el ser humano suele caer en micro sueños es después de almorzar y entre las 2:00 y 6:00 de la mañana”.

Es ahí cuando las personas pierden los reflejos y la concentración, y entran en un estado de embotamiento y torpeza, que no permiten reaccionar efectivamente si el auto se sale de la vía, se cruza algún transeúnte o algún carro se mete en el camino.

Rojas agrega que lo grave es que la gente no reconoce el micro sueño hasta que le sucede. Por esta razón, expone sus recomendaciones a los conductores elegidos para que le den la importancia suficiente al descanso natural antes de viajar:

- Comida: Es recomendable que antes de viajar no consuma alimentos con alto nivel de grasa y tampoco leche porque contienen aminoácido triptófano, un propulsor de la serotonina, que es la neurotransmisora que induce al sueño. Es preferible un snack suave o, incluso, ir comiendo varias veces en el trayecto.

- Siestas: Se recomienda que el conductor tome una siesta en el camino para que pueda tener un ciclo de recuperación y así mantenga la concentración al volante. Eso sí, “lo importante es que la siesta no exceda los 40 minutos porque podría entrar a la etapa de sueño profundo y el cuerpo lo consideraría una interrupción de sueño, provocando aún más sueño y mal ánimo. El que sí revitaliza es el que se toma entre 20 y 40 minutos”.

- Actividad: Lo otro que recomienda el experto es hacer una parada cada dos horas o cada 200 kilómetros y caminar por 15 minutos para que el cuerpo pierda la noción de una actividad monótona, ya que conducir largos recorridos se motiva al aburrimiento y es probable que termine en somnolencia, tal como sucede cuando alguien ve una mala película o lee un mal libro.

- Alarmas: Si los demás pasajeros van dormidos o el conductor va sólo en el viaje, la recomendación es que programe alarmas contundentes cada media hora para alertar al cerebro sobre el requerimiento de máxima concentración durante el trayecto.

- Temperatura: Hay que evitar al máximo sentirse en una temperatura cálida de relajación y descanso, que lo haga caer en la sensación de sueño.

- Dormir bien: Es vital que el conductor duerma mínimo ocho horas de sueño diarias, durante dos días antes de viajar, sobre un buen colchón que no sea ni duro ni blando, sino uno que se ajuste a las formas del cuerpo para no generar puntos de presión que impidan la buena circulación y obligue a la persona a interrumpir su sueño profundo.

Estos consejos prácticos pueden evitar que los conductores sean víctimas de los primeros síntomas de la somnolencia crónica como cabeceo, motricidad lenta, visión desenfocada, respiración pausada y bostezos, que han terminado en fuertes accidentes de tránsito e incluso en tragedias.

El experto concluye que la única solución para el descanso natural siempre es dormir, por eso es vital crear conciencia sobre la importancia de descansar como parte esencial de la calidad de vida.