Silvio Rodríguez arremete contra Rubén Blades

El cubano asegura que la revolución no hace felices a todas las partes "porque la revolución va a dar justicia, y hacer justicia no es una fiesta de cumpleaños".

Silvio Rodríguez y Rubén Blades.

El cantautor Silvio Rodríguez se une a la lista de famosos (como Madonna, Juanes, Ricardo Montaner y Calle 13) que opinan sobre la situación actual que vive Venezuela. El cubano, sin embargo, no se expresa ni a favor ni en contra del gobierno de Nicolás Maduro, sino que escribió una carta contra su colega Rubén Blades, quien hace una semana afirmó que Venezuela "está tristemente polarizado y por eso hoy Venezuela duele".

El panameño dijo que la polarización que divide a ese país está tan marcada que "si estás a favor de la oposición, eres un burgués parásito, agente de la CÍA, vendido al imperio (…) Si favoreces al Gobierno eres un comunista, maleante, vendido a Cuba y a los (hermanos Fidel y Raúl) Castro". (Leer La carta de Rubén Blades a Venezuela).

Según una carta publicada por el sitio web de la Gobernación de Mérida, Venezuela, Rodríguez expresa que "las verdaderas revoluciones son siempre difíciles. Che Guevara sabía algo de eso y decía que, en las verdaderas, se vence o se muere, porque una revolución no es una tranquila, pacífica obra de beneficencia, como cuando las encopetadas damas de la alta sociedad salen a hacerle caridad a los que no tienen justicia".

Así mismo, el cubano asegura que una revolución es "un vuelco, una ruptura, un abrupto cambio de perspectiva" que se da cuando "los oprimidos dejan de creer en que los que mandan, los que los oprimen".

Silvio Rodríguez recuerda lo que para Blades, a quien llama "uno de los abanderados de la canción social en América Latina", era la revolución citando el texto "Para mí, la verdadera revolución social es la que entrega mejor calidad de vida a todos, la que satisface las necesidades de la especie humana, incluida la necesidad de ser reconocidos y de llegar al estadio de auto-realización, la que entrega oportunidad sin esperar servidumbre en cambio. Eso, desafortunadamente, no ha ocurrido todavía con ninguna revolución".

"Ni va a ocurrir en ninguna revolución verdadera, Rubén", responde Rodríguez, quien da paso a explicar que tras la reforma agraria cubana y la alfabetización de 1961, "llegaron la invasión de Bahía de Cochinos y el bloqueo económico que es repudiado cada año en la ONU, aunque acaba de cumplir 52".

El cantautor cubano va más allá y dice que una revolución no hace felices a todas las partes que participan en ella "porque la revolución va a dar justicia, y hacer justicia no es una fiesta de cumpleaños".

Silvio Rodríguez critica aún más a Rubén Blades al preguntarse "¿será que él no sabe lo que es una revolución social? Según se deduce de lo que escribe, no lo ha sido ni la inglesa, ni la francesa, ni la rusa, ni la mexicana, ni mucho menos la cubana que lideró Fidel Castro. Presumo que tampoco la venezolana de hace doscientos años, pese a que Blades escribe de esa Venezuela que ama como "el pueblo de Bolívar". Y ¿qué hizo el Libertador? ¿Una tranquila y plácida obra de bienestar social? No gritó Patria o Muerte, sino que firmó un decreto de guerra a muerte para los enemigos de la patria, que eran los de la revolución".

El cuestionamiento de Rodríguez sigue con la reflexión sobre el proceso que lideró Hugo Chávez al intentar llevar a cabo el sueño de Bolívar enfrentando "a un imperio que nos quiere divididos, sino que únicamente servirá para mover el culo bailando salsa".

Ante la afirmación de Blades que sostiene que el programa político del chavismo "obviamente no es aceptado por la mayoría de la población", Rodríguez afirma que su colega ignora que la mayoría eligió a Maduro, así como las "18 elecciones ganadas por el chavismo".

Finalmente, Silvio Rodríguez dice que Rubén Blades le recuerda a él mismo en los años 70, cuando descubría el trabajo del panameño. "Nos encantábamos de encontrar una salsa patriótica, "La maleta", aunque sabíamos que no eran ideas unánimes entre los latinoamericanos".

"Una cosa es cantar y otra vivir lo que se canta, y cantarlo en todas partes. Tengo vivo el recuerdo de ese extraordinario salsero que es Oscar D’León" cantando en los 80 ante 15 mil cubanos, por lo que fue acusado por los "magnates del disco en el Miami contrarrevolucionario de comunista por cantar en La Habana, y amenazaron con cerrarle todas sus puertas".

"Todo me lo explico, pero tengo la tristeza de que ya no podré escuchar a Rubén Blades como ese cantor de nuestra América que quiso ser".