Tendencias para el bienestar físico

Existen diversos tipos de entrenamientos con los que las personas pueden sentirse identificadas y practicarlos para alcanzar sus objetivos.

Getty Images

La actividad física es beneficiosa para el hombre en cada una de las etapas de la vida. Realizarla debe convertirse en un hábito y su inclusión en la vida de las personas debe llegar a temprana edad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que, en jóvenes (entre cinco y siete años), “la actividad física consiste en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados, en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias”.

En el caso de los adultos (entre 18 y 64 años), añade la organización, debe consistir en “actividades recreativas o de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos a pie o en bicicleta), actividades ocupacionales (es decir, trabajo), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias”. 

Para adultos mayores (65 años en adelante), las recomendaciones están centradas en actividades físicas aeróbicas moderadas o vigorosas que no superen los 75 minutos. En este caso, los ejercicios de fortalecimiento muscular mejoran el equilibrio, evitando el riesgo de caídas.

Tipos de entrenamiento

Alejandro Sarmiento, líder científico de Bodytech, contó que existen diversos tipos de entrenamientos con los que las personas pueden sentirse identificadas y practicarlos para alcanzar sus objetivos. Uno de ellos, más enfocado en la cantidad que en el desarrollo, es el de grupos pequeños.

“Esta opción tiene como principal beneficio que el instructor puede prestar mayor concentración con cada uno de los integrantes del grupo. La supervisión es superior”, dijo Sarmiento

Otra alternativa popular es la de los entrenamientos funcionales, en donde se hace énfasis en mejorar las funciones cotidianas. Como su nombre lo indica, es funcional, porque se enfoca en ejercicios que se basan en movimientos que la persona realiza a diario.

Por último se encuentran los entrenamientos personalizados. En este participan dos personas: un entrenador y su cliente. Sarmiento añade que esta opción permite alcanzar los objetivos con mayor eficacia, así como una buena ejecución de cada uno de los ejercicios, evitando, por ejemplo, lesiones musculares y articulares.

Sea cual sea su elección, recuerde que debe estar orientada hacia sus objetivos. “Si es una metodología en grupo, lo ideal es que los grupos estén en las mismas condiciones, ya sea perder peso, ganar masa muscular o estimular el sistema cardiovascular”.

889125

2019-11-03T09:00:31-05:00

article

2019-11-03T10:00:02-05:00

mmorenot_250622

none

* Redacción Especiales

Actualidad

Tendencias para el bienestar físico

36

2723

2759