Terror por los 'peluches' de Honduras

Las maras estarían detrás de una macabra práctica que tiene en alerta a los hondureños y a los turistas que llegan a Tegucigalpa.

Tomada de www.bbc.co.uk

¿Le ha pasado que va por la calle y ve un par de zapatos colgando de un cable de la luz pero no sabe qué significa? ¿O que va conduciendo por la carretera y no entiende por qué, en medio de la oscuridad, muchos de los camiones en Colombia viajan apagando y encendiendo constantemente las luces en las zonas donde hay muchas curvas? Pues en Honduras, lo que parecería un inocente adorno dentro de los taxis, se está convirtiendo en un asunto de seguridad que tiene atemorizados a propios y extraños.

De acuerdo con una publicación de BBC Mundo, en Honduras se difundió que “los aparentemente inocentes muñecos que lucen algunos taxis y microbuses son en realidad una señal a las pandillas; una especie de luz verde por la que indican que no han pagado extorsión pero que permiten que asalten a sus ocupantes”.

El fenómeno se hizo visible en las redes sociales y en voz a voz, pero la Policía ha advertido que no es cierto y que se trata de una campaña de desinformación para generar miedo. Algo que es totalmente posible en Tegucigalpa, una de las ciudades más inseguras del mundo y con los más altos índices de pandillas asociadas a los temibles grupos de maras deportados de Estados Unidos.

La cuestión es que las extorsiones a los taxistas sí son reales y por eso la versión de los peluches toma tanta fuerza. Dice la BBC Mundo que “según un informe del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), en los últimos años el oficio de taxi se ha convertido en Honduras en una ocupación de alto riesgo para quienes la ejercen, ya que tienen que exponer su vida a cualquier hora del día”.

El problema de fondo radica en que muchos de los taxistas deben pagar, incluso, extorsiones hasta a cuatro distintos grupos de maras que se disputan en territorio para vender droga o, simplemente, para demostrar su poder y ejercer autoridad. "Precisamente nos acaban de extorsionar a nosotros. Nos pidieron 70.000 lempiras –que es algo así como un impuesto a la guerra- (más de US$3.100) y tuvimos que pagarlo porque aquí no se sabe: es posible que sea un grupo pequeño o que realmente sea una banda como la MS13, la Pandilla 18, los "Chirizos"...", le contó un taxista al medio de comunicación británico.

Así que para evitar problemas, muchos taxistas que exhibían monos, osos, hombres arañas, perros y demás tipos de peluches, han optado por quitarlos de sus panorámicos, pues notaron que era cada vez más frecuente que los pasajeros los dejaran seguir de largo y tomaran un taxi que no tuviera ningún tipo de evidentes distintivos como ese. Y aunque la Policía siga insistiendo en que no es verdad, lo mejor es tenerlo en cuenta por si va de viaje a tierras hondureñas.

Lea aquí la nota completa.

Temas relacionados