La tienda de Lego más grande del mundo abrió sus puertas en Londres