Transbordador Endeavour llega a destino final tras travesía por Los Angeles

California Science Center es el museo estatal donde estará en exhibición permanentemente.

Transbordador espacial Endeavour/ AFP
Transbordador espacial Endeavour/ AFP

Miles de personas vieron pasar este sábado al transbordador espacial Endeavour, que hizo su último viaje, un trayecto de 19 km en dos días por las calles de Los Ángeles, que lo llevó al museo estatal California Science Center, donde estará en exhibición permanente.

La nave pasó por las calles de la ciudad californiana a una velocidad media de 3,2 km/h.La última parte del viaje no fue fácil: el enorme transbordador de 85 toneladas fue montado sobre un soporte de alta tecnología especialmente diseñado para la ocasión, y surcó partes muy estrechas de la ruta e incluso, por momentos, pasó a pocos centímetros de los edificios que bordean las calles.

Cerca de 400 árboles fueron cortados (lo cual provocó protestas de algunos vecinos) y varias líneas de electricidad debieron apagarse para dejar paso al vehículo.Endeavour que llegó a Los Angeles el 21 de septiembre, después de un último vuelo muy publicitado, en el que el transbordador fue atado a la parte trasera de un avión Boeing 747 especialmente equipado.

Luego del cierre del programa de transbordadores espaciales de la NASA el año pasado, después de 30 años de servicio, varias ciudades de Estados Unidos se pelearon por hospedar alguno de los transbordadores.

Discovery, el más antiguo de los transbordadores, fue instalado en el Steven Udvar-Hazy Center, un anexo del Museo Nacional del Aire y del Espacio, cerca de Washington. Enterprise, el prototipo que nunca voló al espacio, se exhibe de forma permanente en la pista de aterrizaje del portaaviones "Intrepid" del Museo del Aire y el Espacio de Nueva York.

Por último, el Atlantis (otra aeronave) irá al Centro de Visitantes del Centro Espacial Kennedy en Orlando (Florida) cuando el edificio se termine de construir. Durante los 30 años de servicio, dos de los cinco transbordadores activos de la flota fueron destruidos en tragedias: el Challenger en 1986, poco después de su lanzamiento, y el Columbia en 2003, cuando regresó a la atmósfera.