Tres cosas que la ciencia ha establecido sobre el fútbol

La estadística y la tecnología no solo pueden revelar cosas sobre los jugadores y las estrategias, también sobre la hinchada.

Está demostrado que con un constante monitoreo y la ayuda de algunas fórmulas matemáticas es posible mejorar el rendimiento de uno u otro equipo de fútbol y hasta predecir sus victorias, derrotas y empates. Pero estas no son las únicas variables que se pueden estudiar dentro de un estadio, hay varias curiosidades sobre los hinchas que la ciencia también descubrió.

Los hinchas del equipo ganador suelen ser más violentos:

Tras haber observado a los equipos galeses, un estudio publicado por PubMED, un motor de búsqueda que permite acceder a la base de datos de MEDLINE, reveló que sin importar de qué deporte se tratara, los eventos violentos en cierta población o ciudad siempre aumentaron cuando el equipo local ganaba.

Del mismo modo se encontró que el nivel de agresividad de los fanáticos del equipo perdedor no aumentó. Otros factores que se midieron fueron la felicidad, que no aumentaba en un triunfo pero sí en un empate o en una derrota del equipo rival y las ganas de consumir licor, que sin importar el resultado siempre se mantienen igual.

Las emociones negativas entretienen más:

No se trata de faltas y peleas, de acuerdo con un estudio llevado a cabo por la Universidad de Ohio en Estados Unidos, los fanáticos disfrutan más de un partido cuando se llega a un punto en el que están totalmente seguros de que su equipo va a perder, que se choca con sus ansias de victoria.

Según los resultados del estudio, al pensar que su equipo va a perder los hinchas entran en un estado de nerviosismo y exaltación que aumenta la adrenalina, cosa que si el equipo gana se convierte en euforia, haciendo de un partido memorable un evento realmente entretenido.

Cuando hay una falta dudosa generalmente se amonesta al jugador más alto:

Tras haber analizado 123.844 faltas cometidas entre siete temporadas de la UEFA Champions League, la Bundesliga y tres ediciones de la copa mundial de la FIFA, la Universidad Erasmo de Rotterdam de los Países Bajos concluyeron que en una situación de entrada dudosa, el jugador de mayor estatura se llevan la culpa con más regularidad que los de menor estatura, así se trate de un error de arbitraje y no de una falta autentica.

El estudio tenía como objetivo encontrar si hay tendencias inconscientes a la hora de tomar una decisión y de acuerdo con investigaciones anteriores sobre evolución y lingüística, se cree que las personas asocian a la gente de tamaños grandes con la agresión y la dominación.
 

Temas relacionados