Ucrania llama a reunión urgente de Consejo de Seguridad de la ONU

La tensión es cada vez mayor en la península de Crimea entre las nuevas autoridades de Kiev y la mayoría pro-rusa.

EFE

 Ucrania pidió este viernes una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para analizar la situación en la península de Crimea, escenario de creciente tensión entre la mayoría pro-rusa y las nuevas autoridades de Kiev.

La Rada Suprema (Parlamento) adoptó una resolución para que Naciones Unidas realice un seguimiento de la situación en la república autónoma, cuyo Parlamento convocó ayer un referéndum para ampliar su autonomía.

"Demandamos que los países garantes del Memorándum de Budapest apoyen que el Consejo de Seguridad de la ONU realice un seguimiento de la situación en algunas regiones de Ucrania, incluida la república autónoma de Crimea", reza la declaración

El documento, que fue leído por el jefe del Parlamento y presidente interino, Alexandr Turchínov, destaca que la situación en Crimea "puede representar una amenaza para la paz y seguridad internacionales".

"En caso de una escalada, exigimos que los países garantes logren que el Consejo de Seguridad adopte acciones urgente con el fin de ayudar a Ucrania como país participante en el TNP (Tratado de No Proliferación nuclear) que no posee armas nucleares", agrega.

A su vez, la Rada aprobó este viernes una resolución en la que demanda a Rusia que se abstenga de apoyar el separatismo y deje de dar pasos que atenten contra la integridad territorial ucraniana.

En la misma resolución el Legislativo hizo un llamamiento a los países firmantes del Memorándum de Budapest -Estados Unidos, Reino Unido y Rusia- a garantizar el no uso de la fuerza contra Ucrania.

La Rada instó a los países firmantes de Memorándum a iniciar consultas urgentes para aliviar las tensiones, en particular en la república autónoma de Crimea, de mayoría étnica rusa.

En ese documento, Estados Unidos, Reino Unido y Rusia se comprometieron a respetar la soberanía, integridad y fronteras de Ucrania, así como a no hacer uso de las armas contra ella.

El Memorándum fue firmado en la capital húngara en diciembre de 1994 en reconocimiento a la decisión de Ucrania de declararse estado no nuclear y desprenderse del arsenal atómico que heredó para entonces desaparecida Unión Soviética.

El ministro de Interior de Ucrania, Arsén Avákov, denunció este viernes el bloqueo por militares rusos de los aeropuertos de Sebastopol y Simferópol, la principales ciudades de Crimea, acción que calificó de "invasión militar y ocupación".

Grupos armados ya tomaron este jueves las sedes del Parlamento y el Gobierno de la autonomía crimeana, que el dirigente soviético de origen ucraniano, Nikita Jruschov, cedió a la república soviética de Ucrania en 1954.

La capital de Crimea, Simferópol, fue escenario esta semana de diversos enfrentamientos entre la mayoría rusa y la minoría tártara de Crimea.

Los rusos, que son mayoría en Crimea, acusan a las nuevas autoridades en Kiev de usurpar el poder al deponer al presidente Víktor Yanukóvich y de querer imponerles la cultura ucraniana.

Mientras, los tártaros defienden la unidad e integridad territorial de Ucrania y se oponen a la celebración de un referéndum separatista.

En Crimea, península bañada por el mar Negro que acoge una base naval rusa (Sebastopol), vive casi un 60 % de rusos, un 25 % de ucranianos y un 12 % de tártaros