Un gato, el nuevo mejor amigo de los delfines en Florida