Un 'nobel' de Medicina renuncia tras comentarios machistas

"Pasan tres cosas cuando están en el laboratorio: te enamoras de ellas, ellas se enamoran de ti y, cuando las criticas, lloran". Con este comentario el bioquímico Tim Hunt desató una tormenta política en la ciencia.

El científico británico Tim Hunt, Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2001. /EFE

“Déjenme que les cuente mi problema con las chicas. Pasan tres cosas cuando están en el laboratorio: te enamoras de ellas, ellas se enamoran de ti y, cuando las criticas, lloran". Estas fueron las palabras con las que el bioquímico británico Tim Hunt, Premio Nobel en 2001, desató una tormenta de críticias que lo llevó finalmente a dimitir de su cargo en el University College de Londres.

Los comentarios fueron hechos durante la Conferencia mundial de periodistas científicos en Seúl en Corea del Sur. El nobel llegó incluso a proponer que hombres y mujeres investigaran en laboratorios segregados.

Cuando Hunt intentó disculparse a través de la BBC, lo único que logró fue empeorar las cosas: "Yo me he enamorado en el laboratorio y otra gente en el laboratorio se ha enamorado de mí y eso perjudica a la ciencia porque es tremendamente importante que en el laboratorio todos estén en igualdad de condiciones”.

Y añadió a través de la cadena radial británica: "es terriblemente importante que uno pueda criticar las ideas de otras personas sin criticarlas a ellas. Y si estallan en lágrimas uno se puede refrenar y no llegar a la verdad absoluta”.

Con estas declaraciones Hunt se suma a una lista negra de científicos que han hecho comentarios machistas y racistas. Uno de los escándalos políticos más recordados en la ciencia moderna fue provocado por James Watson, descubridor del ADN, cuando aseguró al diario británico The Sunday Times que "toda la gente que ha tenido que emplear negros sabe que [la igualdad de razas] no es verdad".

Las palabras de Hunt tocan una herida siempre abierta en la comunidad científica donde aún existe una brecha de genéro. Como lo señaló el diario El País de España, en este país “solo el 22% de las 173 sociedades científicas del ámbito de la salud tiene mujeres al frente. Y, pese a que las mujeres son el 51% de los estudiantes de doctorado, solo representan el 19,5% de los puestos de alta responsabilidad”.

Hunt ganó el Nobel en 2001 por descubrir proteínas fundamentales para las células. Curiosamente, la universidad para la que trabajaba Hunt fue pionera en el reconocimiento de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

La prestigiosa Royal Society, que agremia a los mejores científicos británicos, respondió a las imprudencias de Hunt con un mensaje titulado "La ciencia necesita mujeres" en la que sus representantes manifestaron que "demasiadas personas con talento no desarrollan por completo su potencial científico por cuestiones como el género y la Royal Society está comprometida a ayudar a solucionarlo". 

 

 

(Lea el artículo completo aquí)

Temas relacionados

 

últimas noticias