Un restaurante en Estados Unidos ofrece alitas bañadas en oro

El oro comestible es tendencia en la industria gastronómica por el lujo que representa. El plato que se ofrece en The Ainsworth es preparado con el metal precioso de 24 quilates.

Foto tomada de la cuenta @theainsworth de Instagram

The Ainsworth es el restaurante que le ofrece a sus comensales un curioso plato: alitas de pollo bañadas en oro de 24 quilates. El lugar, que le da una nueva opción al mundo de la gastronomía, tiene sedes en las ciudades de Chelsea, Hoboken, Newark, Kansas City y Nashville, en Estados Unidos. Además, se puede encontrar en los estados de New York y New Jersey, específicamente en los barrios: Midtown, East Village y Fidi. 

(Le puede interesar: Oro comestible, una nueva tendencia en gastronomía)

Brian Mazza, presidente del restaurante, le dijo a CNN cuál fue la motivación de esta curiosa idea: “Queríamos crear algo que nunca se hubiera hecho antes, que nunca se hubiera visto y que nadie hubiera probado”.

Para su preparación, se dejan las alitas en salmuera (agua con alta concentración de sal) durante 12 horas. Después de este paso, le agregan un preparado casero, se calienta una mezcla de mantequilla y salsa búfalo con miel y por último se cubren con oro comestible en polvo.

10 alas valen $45 dólares ($128.863) y 20 alas $90 ( $257.727), para algunas personas puede ser un precio cómodo para el excéntrico plato. Sin embargo, 50 alas le costarían al cliente $1.000 dólares ($2.863.634), según informó el mismo medio.

El oro comestible es tendencia en la industria gastronómica por el lujo que representa adornar los platos con este metal precioso. Ese es su único propósito, ya que no tiene olor ni sabor. Su presentación puede ser en lámina o polvo.

(Le puede interesar: La última excentricidad culinaria de Nueva York: un dónut de oro)

No es un elemento esencial para el consumo humano, a diferencia del hierro o el calcio, pero se puede consumir porque no es tóxico y no se ha comprobado que perjudique la salud de los individuos que lo comen.

En Colombia, esta innovación se emplea en el restaurante La Mina, del Hotel JW Marriot, ubicado en la capital del país.

últimas noticias

Los rituales detrás de un exorcismo

Faryd Mondragón cuestiona el proceso de paz