Una 'drag queen' en una cabalgata de Reyes desata la polémica en España

El Partido Popular acusa a la alcaldesa de Madrid de "desnaturalizar" la Navidad.

La Prohibida, la "drag queen" que desfilará el día de Reyes en MadridFacebook La Prohibida

La participación de una cantante travesti en un desfile de los Reyes Magos en Madrid despertó, ayer miércoles, las críticas de los conservadores que acusan a los organizadores de desnaturalizar este popular evento infantil en España.

La 'drag queen' La Prohibida anunció que se subirá en una carroza "por la diversidad y la igualdad", disfrazada en pijama de peluche en una de las 17 tradicionales cabalgatas de la noche del 5 de enero en la capital española.

No se vestirá de rey mago y se montará en una de las 16 carrozas del desfile, encabezado por el transporte de los reyes Gaspar, Melchor y Baltasar, pero fue suficiente para despertar las críticas.

"El Día de Reyes se ha de respetar como se respetaría cualquier festividad de otra religión", declaró José Luis Martínez Almeida, portavoz del Partido Popular del jefe de gobierno Mariano Rajoy, y opositor de la alcaldía de izquierda de Manuela Carmena.

Acusó a la alcaldesa de intentar "desnaturalizar la Navidad" tras otras polémicas alrededor del desfile de Reyes Magos en los años precedentes.

La cabalgata "es respetuosa con los niños, con los sueños infantiles y también con el propio carácter que tiene esta fiesta", respondió en la cadena de televisión La Sexta Francisco Pérez Ramos, el dirigente del barrio Puente de Vallecas que acogerá el polémico desfile, mostrándose sorprendido por que la oposición se indigne con una 'drag queen' y no con la publicidad de algunas carrozas del desfile.

Numerosas ciudades españolas organizan "Cabalgatas de los Reyes Magos" para la Epifanía, la fecha en que la mayoría de niños españoles reciben sus regalos de Navidad en vez del 25 de diciembre como ocurre en otros países donde es el Papá Noel quien los reparte.

Tres personas vestidas de Gaspar, Melchor y Baltasar montan en carrozas, caballos o camellos lanzando caramelos y pequeños regalos para los niños.

En numerosos desfiles, a los Reyes los acompañan otras carrozas con participantes y personajes de todo tipo, ligados o no a la tradición cristiana.

En 2016, en la primera cabalgata tras la llegada al poder de la izquierda en la capital, Manuela Carmena recibió un alud de críticas por un desfile en el que el rey Gaspar fue interpretado por una mujer.