Concurso Nacional de la Belleza

Una reina a la que no le faltará el café

Este martes María Fernanda Aristizábal se despertó siendo la nueva Señorita Colombia 2020. Llevará por primera vez la corona a su departamento, Quindío, en los más de 80 años de historia que tiene el Concurso Nacional de Belleza.

María Fernanda Aristizábal, Señorita Colombia 2020. Fotos: Pedro Mendoza.

En la velada de coronación el pasado lunes, Gabriela Tafur, Señorita Colombia 2019, dijo que la labor de una reina va más allá de la belleza. Destacó que su trabajo durante el último año le había permitido llenarse de liderazgo y empoderamiento; que con la corona había podido conocer un país diferente. “Nuestra elección va más allá de ser la mujer más bella físicamente del país, pues seguramente no lo somos. La Señorita Colombia es una líder que alza su voz por los más vulnerables y utiliza su visibilidad para llevar un mensaje de esperanza”, resaltó. 

La nueva soberana, que llegó a La Heroica para representar al departamento del Quindío, está de acuerdo con su antecesora y espera seguir su legado. “Somos mujeres que, en nuestros corazones, en nuestra esencia, estamos aquí para dar. Con la visibilidad que tenemos podemos movilizar causas sociales maravillosas que pueden cambiar nuestro país”, dijo María Fernanda Aristizábal. 

Ver: Desfile en traje de baño del Concurso Nacional de Belleza

A pesar de la popularidad que los reinados de belleza han perdido en los últimos años, la ganadora, su corte y las 22 candidatas que hicieron parte de esta edición del concurso, creen en la tradición del certamen.

“Pienso que el reinado está cogiendo fuerza. Nosotras nos vamos a encargar de dejar el nombre del Concurso Nacional de Belleza en alto, porque nos empodera como mujeres, nos permite demostrar que hay grandes cambios que se pueden dar”, sostiene. “Esta es una plataforma que ha traído bonitas oportunidades a tantas personas, no solo a nosotras las reinas”.

La reina se acomoda la corona que fue diseñada con motivo del bicentenario; tiene un escudo de Cartagena de Indias, una esmeralda en el centro y las olas del mar Caribe. Muy cerca de ella, su tercera princesa escucha con atención. Es una de las candidatas más jóvenes; tiene 19 años, estudia derecho y le encanta el francés. Su alegría se la llevará a uno de los departamentos con mayor sufrimiento en el país. Valentina Aldana Dorado es la representante del Cauca.

“Esta es una noticia increíble para mi departamento. Yo creo que mi papel como reina es demostrar que nosotros, el Cauca, no somos guerra, somos riqueza cultural e histórica. Somos la cuna de la actual república”, le dijo a El Esepectador esta joven que no puede esperar para estar de vuelta en su tierra. “Para crecer como personas y como sociedad no podemos olvidar nuestras raíces”.

 

 

 

El tiempo transcurre muy rápido. La nueva Señorita Colombia se toma la tradicional foto con la palenquera. Yo aprovecho para hacerle algunas preguntas de respuesta rápida. Me dice que la cualidad que más aprecia en un hombre es el respeto. No soporta la impuntualidad, tampoco la impaciencia.

Le pregunto por el café. Se pone más seria y dice: “Yo creo que en el Quindío hemos abandonado un poco el café. Hemos optado por otras cosas, como el turismo. Pero debemos recordar que ese será siempre nuestro principal símbolo. Pido que no lo olvidemos. Que sigamos apostando a tener el mejor café, a apoyar a las fincas y familias cafeteras para que no se acabe el trabajo”.

Se acaba el tiempo con la soberana. Me despido de ella y en el pasillo del hotel una familia completa la mira. Dentro del grupo está doña Bertha Lucía Urrea, la mamá de María Fernanda, la reina, la estudiante, la menor de sus tres hijos. “Es tan emocionante, estoy orgullosa de mi hija. Ella se apropió de su sueño y lo cumplió”.

Cuando voy de salida, veo una bella mujer vestida con jeans y una maleta en la mano en la entrada del hotel. Su cara fue una de las más bellas del concurso. Para la señorita Norte de Santander, que entró al grupo de las diez semifinalistas, su historia en el reinado terminó.

Ella se ríe y me recuerda que se llama Natalia Manrique Aguilar. Muy sentida y con la voz entrecortada dice que regresa sintiéndose diferente. “Aprendí mucho de esta experiencia, crecí como persona. Ahora debo volver a casa a contestar muchos mensajes y retomar mis estudios”, cuenta. Alguien pasa y le dice, “¡adiós, reina!”. Natalia sonríe, se le ve nostálgica. Contesta el saludo. Ya no hay banda, ni barra, ni aplausos. Ya no escucha “¡Esa es!, ¡Esa es!”.

 

El 11 de noviembre, Día de la Independencia de Cartagena, el Quindío tuvo su primera reina. María Fernanda Aristizábal debe ahora prepararse para alcanzar un título más grande: el de Miss Universo 2020, un reto que Gabriela Tafur, está a punto de asumir el próximo 8 de diciembre en Atlanta. 

890885

2019-11-13T13:20:54-05:00

article

2019-11-13T15:55:38-05:00

mfranco_250925

none

Pedro Mendoza

Actualidad

Una reina a la que no le faltará el café

42

5535

5577