Válvula ecológica para vehículos "de altura", éxito colombiano de exportación

Se trata de un dispositivo que corrige problemas ocasionados en la combustión de motores por la latitud.

Una válvula ecológica que reduce en los vehículos el consumo de combustible y las emisiones de gases contaminantes se ha convertido, de la mano de su creador, el colombiano Ricardo Aldana, en un exitoso producto de exportación por su novedosa adaptación a las distintas latitudes.

Aldana, un ingeniero mecánico que creó en 2004 la empresa Marclais para desarrollar su invento, único en el mundo, ya exporta la válvula a Chile, Bolivia, Costa Rica y Ecuador; y ahora aspira a conquistar el mercado mexicano e ingresar a Europa.

Se trata de un dispositivo de 70 gramos fabricado en aluminio de alta resistencia que corrige problemas ocasionados en la combustión de motores por la latitud.

Se ajusta así a los cambios de altura, por tanto es un producto ideal para los vehículos que circulan en países montañosos y ciudades elevadas, como Bogotá, Quito, Ciudad de México o La Paz.

"Al igual que a las personas cuando les falta oxígeno, los motores también se ahogan. La válvula da el excedente de aire para que la combustión sea completa y reduzca las emisiones de gases, haya ahorro de combustible y mejore el desempeño del motor", explicó Aldana a Colombia.inn, agencia operada por Efe.

La válvula, que tiene una vida útil de 15.000 kilómetros y puede usarse en vehículos con motores de gasolina o gas, se instala en el sistema de admisión del motor y ahorra entre 10 % y 15 % de combustible, además reduce en el mismo porcentaje la emisión de gases convencionales y de efecto invernadero.

"El ahorro de gasolina se da a cualquier altura sobre el nivel del mar, pero recuperar potencia (en el motor) es más notorio en lugares con una altitud superior a los 1.000 metros", detalló.

La idea partió de un dispositivo surgido en el mercado estadounidense en la década de los ochenta del siglo pasado, que Aldana ha mejorado con el objetivo de "cuidar la salud humana".

Y es que un estudio de la Universidad de los Andes advirtió en 2010 que en seis años unas 20.000 personas morirían sólo en Bogotá, donde la altitud es de 2.600 metros, por problemas respiratorios causantes por los gases contaminantes.

"Con salvar una vida habrá valido la pena", aseguró el ingeniero, quien ve en el parque automotor nacional una oportunidad para crecer, pues según un estudio de BBVA Research en Colombia hay más de 4,6 millones de vehículos.

Marclais ha vendido más de 30.000 válvulas en ocho años, 20.000 en Colombia, 8.000 en Chile y 2.000 en Ecuador y Costa Rica, lo que ha representado una facturación anual de 500.000 dólares.

Aldana espera vender en los próximos cinco años 100.000 válvulas, cada una a 100 dólares, lo que representaría ingresos por cerca de 10 millones de dólares.

Además adelanta investigaciones para desarrollar una válvula dirigida a motores diesel de camiones y vehículos pesados: "Ya tenemos el prototipo, esperamos que salga al mercado a finales del año", concluyó Aldana.
 

Temas relacionados