Un tierno ladrón en Nueva Zelanda