Amazon entra a la guerra de las tabletas

La compañía presentó el miércoles su propio dispositivo, que tendrá acceso a la librería de 18 millones de títulos, además de películas y música.

Amazon introdujo ayer el que podría convertirse en el primer desafío serio al dominio del iPad en el sector de las tabletas. Bueno, hablar de un mercado de las tabletas es un eufemismo: hay un mercado del iPad y poco más, algo que la compañía dirigida por Jeff Bezos pretende cambiar prontamente.

El Kindle Fire es una tableta de siete pulgadas con pantalla táctil a todo color, equipada con un procesador de doble núcleo. Eso por un lado. Por el otro, no tiene conectividad 3G, ni GPS, ni cámara y cuenta con un espacio de almacenamiento de 8GB (el iPad ofrece mínimo 16GB). ¿Qué tiene de favorable, entonces, el Fire?

Bueno, cuenta con toda la plataforma en línea de Amazon, que supone 18 millones de libros electrónicos, miles de horas en series de televisión y películas (más aún, con el acuerdo cerrado con Fox) y más tiempo de reproducción en música (Amazon es la segunda tienda de venta de música en el mundo, justo después de iTunes). Ah, y cuesta sólo US$199 frente a los US$499 del modelo más básico del iPad. Y reproduce Flash.

El Fire es el competidor más serio del iPad porque su precio es considerablemente inferior (factor aún más importante en tiempos de inminente recesión) y porque, a diferencia de otros competidores como Samsung o HP, la compañía de Bezos tiene una vasta oferta mediática para ofrecer a través de su dispositivo: no se trata de un fabricante más, sino de una bestia del entretenimiento con su propio hardware. “Estamos construyendo productos prémium a precios no prémium”, dijo Bezos en el lanzamiento del producto.

A diferencia del iPad, Fire no necesita sincronizarse con un computador para hacer una copia del contenido del usuario, pues lo hace directamente en la nube, un lugar muy familiar para la empresa que calladamente se encarga de realizar la computación en línea de gigantes de la industria, incluso competidores, como Netflix.

Con toda la atención centrada en la nueva tableta, Bezos también introdujo dos nuevas versiones de su exitoso Kindle (el e-reader más popular en el mercado) que cuentan con controles táctiles (Kindle Touch, a US$79 y US$149 con 3G incluido) y uno con los clásicos botones, pero 18% más liviano y con un procesador más rápido. Ambos productos, en palabras del mismo Bezos a un periodista, están pensados para aquellos que no quieren jugar Angry Birds. El Kindle Touch comenzará a venderse el 21 de noviembre y el Kindle clásico ya está a la venta.

Fire, que corre bajo el sistema Android, comenzará a venderse el 15 de noviembre y, aunque nadie espera que revierta la tendencia de ventas abrumadoras del iPad prontamente, sí puede ser una alternativa valiosa con un precio muy inferior y el acceso a la enorme oferta de contenidos de Amazon. Como no sucede en ninguna guerra, la de las tabletas es una con un ganador declarado: el usuario, quien tendrá más opciones para introducirse en lo que algunos llaman la era post-PC.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El dinero sí da felicidad

Nissan Sentra SR: renovado y deportivo