Amazonas sólo produce 1% del PIB

Aunque ocupa el 43% del territorio colombiano, el bioma amazónico aporta muy poco a la economía nacional.

La cifra es reveladora: casi la mitad del territorio colombiano (47%), cubierto por la selva más importante del planeta, aporta una centésima parte del producto interno bruto del país. Y gran parte de ese 1% corresponde a transferencias que hace la nación a los municipios de los 10 departamentos por los que extiende sus brazos el bioma amazónico.

Esa fue una de las principales revelaciones de Amazonía colombiana: informe sobre los factores de transformación y las perspectivas de sostenibilidad, presentado ayer en Bogotá por la organización Alisos y cuyo objetivo era conocer cómo la dinámica económica del sector minero, de hidrocarburos, transporte, ganadería y agricultura, y también los cultivos ilícitos, están ejerciendo presiones sobre la región.

El primer tropiezo que enfrentaron los investigadores fue la falta de información pública disponible. “En todo este ejercicio se hicieron evidentes los grandes vacíos de información ambiental y económica. Los datos no son gratuitos. Hay que pagar por ellos”, comentaron los realizadores del informe. La omisión censal en la mitad del territorio colombiano llega al 50%. De hecho, en algunos municipios llega al 100%, lo que quiere decir que nunca han sido visitados por el DANE.

Con base en el mayor volumen de información posible, el estudio encontró que el sector de hidrocarburos y la ganadería constituyen las principales amenazas económicas para el ecosistema. En el caso de la exploración petrolera, aunque la ley colombiana es clara en prohibirla dentro de resguardos indígenas, lo cierto es que existen reportes de títulos de exploración en 11 de ellos.

La minería, según los investigadores, es una amenaza latente: “Se halló que desde 2006 se incrementó la presencia de la actividad minera en la región”. El 86% de los títulos mineros dentro del bioma amazónico se concentra en tres departamentos: Guainía, Putumayo y Vaupés. Un dato que llama la atención es que dos terceras partes de esos títulos están en manos de 20 personas naturales o jurídicas.

“Detectamos presencia de minería en parques nacionales y en resguardos indígenas”, apuntaron las directivas de la fundación Alisos, pero advirtieron que en el segundo caso fue difícil definir si se trataba de actuaciones irregulares o dentro de la ley, pues existe la figura de “zonas mineras indígenas”.

“El informe busca servir como insumo para los tomadores de decisiones en el país durante los próximos meses y años, dada la importancia estratégica de este ecosistema”, apuntó Wendy Arenas de la organización Alisos y coordinadora de la iniciativa Amazonas 2030.

Entre las principales conclusiones de la evaluación se detectó que la figura de resguardos indígenas ha resultado bastante efectiva al prevenir la deforestación.

También quedó claro que las dinámicas de integración del territorio están cambiando. Mientras en el pasado la presión de los actores económicos ocurría principalmente en dirección norte-sur, ahora se ha visto una consolidación de actividades económicas en sentido oriente-occidente.

“Proponemos que se establezcan indicadores de desempeño ambiental a los actores económicos que entren a la zona. También políticas más claras y rigurosas”, señalaron las directivas de Alisos. En la elaboración del informe participaron la Fundación Moore, Gaia Amazonas, el Fondo de Patrimonio Natural, la Iniciativa para la Conservación de la Amazonía Andina, USAID, WWF, el Departamento del Interior de Estados Unidos y Biceca.

 

últimas noticias

BMW actualiza la serie F

El carro que busca competir con las aerolíneas