Este año han sido abandonados 6.232 niños

¿Qué lleva a una madre a desamparar a su hijo? Psicólogos explican que la ruptura del vínculo afectivo.

¿Qué le pasa por la cabeza a una madre que abandona a su hijo? Para Isabel Cuadros, directora de la Asociación Afecto Contra el Maltrato Infantil y asesora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), la respuesta a esta pregunta radica en un hecho: la forma en que se crea el vínculo afectivo entre la madre y el hijo.

“En esa dirección hay muchas causas por las que se puede interrumpir el vínculo: un embarazo indeseado o producto de una violación; porque la madre no ha tenido, a su vez, una presencia materna y por eso no puede ejercer como tal; porque el bebé nace con algún tipo de discapacidad o anomalía, o porque los embarazos y trabajos de parto fueron difíciles... Puede haber muchas causas. Se ha demostrado que cuando se rompe ese vínculo afectivo, el abandono es la respuesta. Y ese abandono equivale a matar al hijo”.

En lo que va de este año, el ICBF ha reportado 6.232 casos de niños en situación de abandono o negligencia (este último hace referencia a la incapacidad de proveerle al niño lo que necesita para vivir dignamente). Según Isabel Cuadros, las historias enmarcadas en la negligencia tienen una relación muy estrecha con la salud mental de las madres. La depresión, dice, podría ser la principal causa.

“El cuestionamiento, más que el abandono del niño, es cómo se llega hasta allá. La salud mental no se trata adecuadamente en el país. Tampoco hay una educación acorde. Una que enseñe que no se deben engendrar sino los hijos que uno puede amar y criar”, concluye Cuadros.

El Espectador presenta cuatro casos de los miles que se han registrado este año. Sólo cuatro, que apenas alcanzan a esbozar esta cruda realidad.

 

Agosto

Hacia las 8:30 p.m. una mujer encuentra a un bebé de ocho días de nacido en el parque Santa Viviana, en el norte de Bogotá. Llama de inmediato al 123. Acude la policía y lo traslada a la clínica materno infantil Saludcoop.
El niño no presenta problemas de salud. Se le encuentra un clamp (pinza de cirugía) aún sujeto al cordón umbilical y tinta en la planta de los pies. Viste una pijama térmica y está envuelto en mantas. Tras los exámenes iniciales se determina que tiene al menos ocho días de nacido.
El centro zonal Suba se encarga del proceso de restablecimiento de derechos, que incluye la asignación de un hogar sustituto.

Abril

El 4 de abril de 2012 el Hospital General de Medellín reporta: “recién nacido afectado por drogadicción materna (...) víctima de ruptura prematura de las membranas. Madre con características de indigencia y situación de calle, figura en base de datos como nivel 0 y no tiene red de apoyo”. Cinco días después se reporta que la mujer abandona el hospital y no se tiene conocimiento de su paradero.
Apenas con unos días de nacida, las autoridades registran que la niña N.N. tiene presuntamente vulnerados los derechos a la vida, a la calidad de vida y a un ambiente sano; a la protección contra el abandono físico, emocional o psicoafectivo; a la custodia y al cuidado personal. En junio el caso le es entregado a la defensora encargada de los hogares sustitutos de la ONG-PAN.

Mayo

La Policía de Infancia y Adolescencia de El Carmen de Bolívar informa que encontró a una niña de un año en estado de abandono frente a un motel, a la salida de la cabecera municipal, en la zona que los habitantes conocen como las antiguas instalaciones del Idema. La informante fue una vecina del sector.
Las autoridades comienzan la búsqueda de los familiares de la menor. Encuentran que la niña “fue sustraída del seno de su familia por su progenitor”, según informe del ICBF. La madre de la pequeña, que era la responsable de su cuidado, es amonestada por “inasistencia injustificada”. La niña queda en manos del ICBF. No se presenta recurso alguno contra esta decisión.

Junio

Una habitante de la calle entrega a su bebé voluntariamente en el hospital General de Medellín. La bebé tiene dos días de nacida. Su diagnóstico es el siguiente: adecuado peso para la edad gestacional, sífilis congénita escenario dos y microcefalia. No hay datos de soporte familiar.
La niña es sometida a un tratamiento médico con penicilina cristalina. A finales de junio es dada de alta y es trasladada a la Casa de María y el Niño para resolver su situación legal “con un mes de vida y sin registro civil de nacimiento”, registra el ICBF.

 

últimas noticias