Bosques, cuestión de supervivencia

A través del Año Internacional de los Bosques, la ONU hace un llamado para su protección y conservación.

En Colombia, el 50% de los bosques están habitados por comunidades étnicas que subsisten de los productos forestales, tal y como ocurre con 1.200 millones de personas en el mundo, según la FAO. Sin embargo, el 61% de los colombianos creen que el principal servicio que prestan los bosques es ser hábitat para fauna, desconociendo que la tasa de deforestación actual —336.581 hectáreas por año según el Ideam— afecta a miles de personas, y no sólo a los animales o las plantas.

Un estudio encargado por el World Wildlife Fund (WWF), realizado por el Centro Nacional de Consultoría en el año 2010, revela que los colombianos perciben la problemática forestal como un asunto que corresponde al Estado y sólo el 34% de los encuestados conocen que los bosques cumplen la función de secuestro de carbono, indispensable para que tengamos aire puro.

Los bosques en Colombia necesitan protección. Desde el siglo XIX se han degradado a tal punto que pasamos de un 85% del territorio colombiano cubierto por bosques, a sólo el 50%. Sin embargo, seguimos siendo un país con enorme potencial, pues el promedio global de bosques apenas alcanza el 30%.

En este sentido, si tenemos en cuenta que sólo en Colombia se comercializan cerca de 156 especies de plantas medicinales y aromáticas, el potencial de los bosques no sólo se limita a oxígeno o madera, sino a posibles descubrimientos científicos para garantizar la supervivencia del hombre.

Un tema regional

Pero no sólo Colombia se encuentra en el radar de organizaciones internacionales que han llamado la atención sobre la deforestación masiva de bosques. Los países de América Latina también han sido señalados por su falta de sensibilización.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, (FAO, por sus siglas en inglés), entre 1990 y 2005 Suramérica perdió anualmente más de 4 millones de hectáreas de bosque. Cifra que preocupa cuando se sabe que una quinta parte de la población rural de la región depende de recursos boscosos.

Son muchos los ojos que miran hacia la Amazonia, considerada el pulmón del mundo. Según un artículo de Simon L. Lewis publicado en la revista Science, la sequía del año 2010 en la Amazonia pudo haber liberado más cantidad de dióxido de carbono que la sequía presentada en 2005, cuando se emitieron a la atmósfera 5.500 millones de toneladas de este gas. Esta cantidad equivale a lo que liberaron los Estados Unidos en el año 2009 por la quema de combustibles fósiles.

Al buscar las causas principales de esta deforestación, se encuentra que la explotación indiscriminada, el cambio climático y el tráfico ilegal de madera han hecho que el porcentaje de superficie cubierta por bosques haya disminuido drásticamente.

La preocupación por la degradación de los bosques en Colombia permitió articular el primer esfuerzo conjunto en el país para lanzar una gran estrategia educativa. La iniciativa cuenta con el apoyo de El Espectador, el Gobierno, empresas del sector privado, organizaciones ambientales, y se lanzará en los próximos días con contundentes mensajes publicitarios y productos didácticos que promoverán una mayor conciencia sobre la interacción que día a día tenemos con los bosques.

Los bosques en números

50 por ciento de los bosques en Colombia están habitados por comunidades étnicas.

336,581 hectáreas anuales son deforestadas en Colombia, de acuerdo con el IDEAM.

73,3 por ciento de la deforestación se debe a la agricultura y la colonización.

4 millones de hectáreas se pierden anualmente en Suramérica.

Temas relacionados

 

últimas noticias