Cáncer de mama se duplicó en dos décadas

En 2010 se registraron 1,6 millones de casos en el mundo. Colombia no tiene un registro.

Una cifra, en este caso, dice más que mil palabras: 1’643.000 mujeres fueron diagnosticadas con cáncer de mama en 2010 en el mundo, y en comparación con el mismo registro en 1980 hubo un aumento de más del 100%.

Ése es el principal resultado del estudio liderado por científicos de las universidades de Washington (EE.UU.) y Queensland (Australia), que rastrearon los datos sobre cáncer de mama y cáncer de cuello uterino año por año y en 187 países.

El estudio muestra que el cáncer no mira condición social. Pero también que la condición social sí puede enfrentar la enfermedad: aunque este mal aumentó en países ricos, los investigadores aseguran que también en estas naciones hubo una detección más temprana de la enfermedad y, por lo tanto, una atención primaria de los casos.

El cáncer de mama y el de cuello uterino causaron la muerte de más de 114.000 mujeres en países en desarrollo el año pasado. En números y porcentajes esto representó un aumento anual del cáncer de mama de 3,1% y un incremento menor de los casos de cuello uterino (0,6%); de 378.000 casos en promedio en 1980 se pasó a 454.000 en 2010.

¿A qué se debe? De acuerdo con el estudio, la vulnerabilidad en los países pobres es causada por el envejecimiento de las mujeres y por la falta de buenos hábitos alimenticios. Aunque eso no lo explica todo. Los investigadores señalan que habría factores genéticos y de riesgo individuales que influirían en el crecimiento del cáncer y que las diferencias de prevalencia entre edades y países hacen que sea aún más difícil conocer las causas precisas.

¿Cuentas claras?

Otro problema que tuvo el equipo de investigación fue que no encontró registros fiables y actualizados de los casos en cada país.

Eso ocurre en Colombia. Jaime Duarte, subdirector médico de la Liga Colombiana Contra el Cáncer, señala que en este país no hay cifras oficiales sobre el número de casos de cáncer de mama. Se estima, sin embargo, que hay 6.650 casos nuevos anuales y que 2.120 mujeres mueren en el mismo periodo.

Pero ¿por qué no existen programas fiables que registren el número de casos? “Aquí, por ejemplo, no siempre se diligencia bien el formulario de defunción —afirma Duarte—, porque se pone la causa directa (un infarto, por ejemplo) y no la causa profunda (el cáncer de mama). Hay un subregistro. Las secretarías de salud, que son las encargadas, no son muy eficientes”.

En ocasiones, los procesos administrativos demoran el inicio de los tratamientos, cuenta Duarte. Además, no hay un procedimiento común para tratar la enfermedad. “No hay un programa estructurado de detección temprana. ¿Por qué no? Hay muchas guías, pero el Ministerio de Protección Social no ha tomado medidas”.