Colombia desconoce su riqueza marina

El Invemar busca que el Gobierno doble la inversión en investigación, que actualmente es de $10.000 millones anuales.

Alrededor de un millón de kilómetros cuadrados componen el área marítima de Colombia. / Archivo - El Espectador
Alrededor de un millón de kilómetros cuadrados componen el área marítima de Colombia. / Archivo - El Espectador

¿Qué tan lejos está el país de conocer sus mares? ¿Qué tan lejos está de tener un inventario, por ejemplo, de la biodiversidad del Pacífico? La respuesta, lamentablemente, es imposible de calcular porque los colombianos sabemos muy poco de la riqueza que se esconde bajo el agua de los mares del país, que ocupan la mismo superficie del área continental (alrededor de un millón de kilómetros cuadrados).

Buena parte de las razones para este desconocimiento se resume en la falta de recursos que limita toda la gestión ambiental en el país y a la que no son ajenas las instituciones interesadas en estudiar los mares. La crítica situación financiera del sector ambiental se confirma con la distribución del presupuesto nacional: de los $185 billones destinados para este año, sólo el 0,01% ($190.000 millones) fueron entregados al Ministerio de Ambiente y a sus entidades adscritas, incluido Parques Nacionales.

Una cifra irrisoria, como coinciden en decir varios de los directores de los institutos y organizaciones ambientales, entre ellos el director del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar), capitán Francisco Arias.

A propósito de la reciente declaratoria del Parque Nacional Natural Corales de Profundidad, que fue posible gracias a los estudios de Invemar que demostraban que allí se encontraba el banco de corales de profundidad más grande del Caribe, el capitán Arias insistió en la necesidad de que el país mire hacia el mar y de que se invierta en nuevas investigaciones.

“Nuestra propuesta es que se fortalezca el Invemar. Mientras que en el área continental hay cuatro institutos de investigación (Ideam, Humboldt, Sinchi y el Instituto de Investigaciones del Pacífico), en los mares colombianos sólo está el Invemar”, explica el capitán Arias.

Este instituto tiene una oficina central en Santa Marta y dos regionales en Buenaventura y Coveñas, con un presupuesto de $10.000 millones anuales. De acuerdo con Arias, es necesario tener nuevas oficinas, por lo menos en San Andrés, el golfo de Urabá y La Guajira para fortalecerlo. Sin embargo, para lograrlo sería necesario que el Gobierno doblara la inversión y entregara otros $10.000 millones cada año. “La idea no es llenarnos de burocracia sino de centros de conocimiento que permitirían un mejor cubrimiento de los mares”, agrega el capitán Arias. El Espectador intentó hablar con el ministro de Ambiente para conocer su posición al respecto, pero no obtuvo ninguna respuesta.

Para Juan Manuel Díaz, gerente de ciencias de la fundación Marviva, es de vital importancia invertir en ciencia y tecnología relacionadas con los mares: “Nuestros recursos son muy reducidos frente a la responsabilidad del país con el Pacífico y el Caribe; no tenemos estadísticas confiables sobre los recursos pesqueros, nos hace falta investigación, no hay siquiera una certeza en cuanto a la talla de madurez de algunas especies que son de interés comercial”.

Según Díaz, falta información para que las corporaciones ambientales puedan tomar decisiones adecuadas. En cuanto a la pesca, el panorama es preocupante: “No se podría hacer un inventario de la riqueza pesquera porque la información es insuficiente”.

Lo mismo opina el director de la Corporación Coralina, Durcey Stephens: “Aunque después de 20 años el Gobierno se está interesando por sus mares, la inversión no es suficiente”.

Para el capitán Arias, este es el momento de que el país invierta en sus mares: “Si hay algo que nos protegió frente al fallo de La Haya fue la información científica que durante años recogimos sobre esta zona. Tenemos que conocer nuestros mares; no sólo son una despensa para la alimentación sino reguladores del clima. Si no estudiamos más a fondo nuestros mares, ponemos en riesgo el bienestar y la prosperidad del país”.

[email protected]

Temas relacionados