Constelación familiar, un método para curar el alma

Problemas que se repiten, que impiden avanzar en la vida, se tratan con este modelo terapéutico.

 Según la teoría de las constelaciones familiares, la raíz de los problemas está dentro de los comportamientos históricos. / iStock
Según la teoría de las constelaciones familiares, la raíz de los problemas está dentro de los comportamientos históricos. / iStock

Para detectar cuáles son los orígenes de esas situaciones adversas que se presentan en la vida, ha surgido una técnica terapéutica, denominada constelaciones familiares y que fue desarrollada por el terapeuta sistémico Bert Hellinger, que se ha hecho muy popular en los últimos años. Este método promete ver y entender los obstáculos inconscientes a los que nos enfrentamos día a día. Porque, según dice la teoría, cualquier cosa que se esté viviendo hoy tiene una conexión directa con tu sistema familiar.

El sistema familiar, una fuerza que puede verse involucrada en nuestro destino, es una comunidad de personas unidas por el destino durante generaciones. Sus miembros, de manera inconsciente, pueden verse involucrados en el destino de otros miembros y hallarse envueltos en órdenes y contextos que influyen en sus vidas.

“Dentro de la vida, así como hay cosas que tienen una explicación lógica, hay otras que, al menos racionalmente, no se pueden explicar”, cuenta Federico Paz Miguens, ingeniero industrial de profesión, pero un reconocido instructor, como él mismo se denomina, de “calidad de vida”.

En los últimos años, son cada vez más los interesados en resolver esos problemas. El estilo de vida de hoy, tan rápido y ajetreado, deja poco tiempo para que las personas se revisen y detecten que está mal con ellas y prefieren solucionarlos a medias. “Una de las razones por las que la gente no logra cambiar es porque sólo se enfoca en una parte del problema”, explica Paz Miguens. “Con las constelaciones familiares buscamos resolver el problema, pero de raíz; descubrir cuáles son los factores que han hecho que se dé ese hecho problemático”.

De ese modo, las constelaciones familiares están dirigidas a aquellas personas que estén interesadas en entender y mejorar sus relaciones personales, familiares, laborales, consigo mismas y que tengan dificultades emocionales, enfermedades de familia, crónicas o que amenacen la vida; también que hayan vivido duelos, muertes trágicas o situaciones muy complejas o que se repitan en la familia.

Uno de los grandes problemas que encuentran los terapeutas es la dificultad de cambiar un comportamiento nocivo. “Nuestro inconsciente no entiende nuestro lenguaje racional, por eso las técnicas para tratar estos problemas, generalmente, fallan”, explica Paz Miguens. Por eso, según el experto, es común ver a personas realizar acciones contra su voluntad: por ejemplo, quien desea bajar de peso, pero se come una hamburguesa. “Se puede saber que eso es malo, pero el inconsciente no entiende el lenguaje racional y actúa”, cuenta.

El método

La terapia de las constelaciones familiares se hace de manera grupal. La persona que será tratada –o constelada– escoge dentro del grupo a personas que van a representar miembros de su familia o implicados. “Las personas que representan esos miembros de la familia siguen los movimientos que les dicta el alma y, a medida que se va desarrollando la constelación, los nudos y dinámicas que han estado atorados en el inconsciente se van haciendo visibles con una tremenda claridad”, explica Paz Miguens.

De esa manera, por medio de esta técnica, es posible detectar el origen del problema. Cualquier cosa que llegue a ser una traba en la vida se puede resolver de una forma vivencial y revela la relación que eso tiene con el sistema familiar.

 

últimas noticias

Papitas nativas con hogao y queso paipa

Tesoros cantábricos