Controversia por rostro de Bolívar

La reciente reconstrucción del rostro de Simón Bolívar, presentada por el presidente venezolano, Hugo Chávez, ha provocado las críticas de especialistas.

La imagen muestra a un hombre entre los cuarenta y cincuenta años, distinta a la que hasta ahora se ha conocido del Libertador.

Para Darío Campos, historiador de la Universidad Nacional, “se ve un tipo de nariz diferente, un mentón extraño y, en general, un rostro más gordo de lo que probablemente era”.

Según el especialista, este nuevo retrato no corresponde a la situación real por la que pasaba Bolívar en sus últimos años de vida, en los que las dificultades y las enfermedades eran una constante.

Campos asegura que en la descripción que hace de sí mismo, Bolívar se refiere a su decrepitud y a la “bilis negra”, enfermedad que provocaba pérdida acelerada de peso, pero el nuevo rostro revela a un hombre robusto.

De igual forma, para José Vicente Rodríguez, especialista en antropología forense de la misma universidad, el rostro revela inconsistencias. “La imagen no refleja las particularidades de la cara. El lado izquierdo no es igual al derecho, y, de acuerdo con la estructura ósea, asimismo van a ser los ojos, la nariz y el mentón”, asegura.

Más allá de las críticas a la reconstrucción, Campos cree que “esto corresponde a un juego político, que utiliza la imagen de Bolívar para restablecer en la memoria colectiva sus ideas de independencia”.