La curiosa empresa que ofrece limpiadoras desnudas

Naturist Cleaners, con sede en Londres, recluta mujeres que hacen aseo sin ropa. Su dueña dice que está dirigida al público naturista.

El servicio de limpieza cuesta 65 libras la primera hora y 55 libras las siguientes. / Foto: Naturist cleaners
El servicio de limpieza cuesta 65 libras la primera hora y 55 libras las siguientes. / Foto: Naturist cleaners

La empresa Naturist Cleaners, liderada por Laura Smith y con sede en Londres, podría ser una de las compañías que ofrecen los servicios más curiosos del mundo: el de mujeres que hacen limpieza mientras están desnudas.

Con pagar 65 libras la primera hora y 55 libras las siguientes, los clientes de Smith pueden garantizar que una mujer, quien sólo lleva puesto zapatos y guantes, limpie su casa. Eso sí, debe cumplir las siguientes normas: no tocar y no tomar fotos o videos.

Aunque la empresa también ofrece trabajadoras vestidas a mitad de precio, lo atractivo siguen siendo aquellas que hacen aseo desnudo o, en dado casos, limpiadoras vestidas que aceptan que el cliente no lo esté.

De hecho, de ahí fue que Smith sacó la idea. Según le explicó al periódico español El País, antes de entrar al negocio de la “desnudez” ella manejaba una empresa de aseadoras “normal”, en el que también trabajaba como limpiadora. Un día, cuenta, recibió la curiosa petición de un cliente en la que se le preguntaba si le incomodaba que él estuviera desnudo mientras Smith hacía el aseo. La razón de esta solicitud partía de que el cliente seguía el naturismo, una especie de corriente donde las personas dicen sentirse más en armonía y a gusto cuando no tienen ropa. Smith aceptó y, de paso, se le prendió el bombillo.

Es más, la empresaria le asegura al diario español que la mayoría de sus clientes también son nudistas, por lo que el servicio está pensado para ellos. “Existe un mercado de adultos para quien quiera otro tipo de oferta. A veces nos preguntan si ofrecemos algo más y sencillamente les decimos que no. Las limpiadoras no llevan lencería sexy, no hay elementos eróticos, y trabajan por la mañana para evitar que se entienda como algo festivo”, afirmó a El País.

Para asegurarse que su negocio no sea malinterpretado o pasado como una agencia de modelos, Smith no busca limpiadoras con cuerpos jóvenes, sino limpiadoras responsables. Sin embargo, sí tratan que el perfil físico de la empleada encaje con el que le gusta al cliente.

Y aunque la empresa esté pensada para la comunidad naturista, de lo que no cabe duda es que, en Londres, ha despertado el interés de más de uno.

 

Temas relacionados
últimas noticias

Una iniciativa que empodera y permite soñar

Fútbol sin arquero para ‘cracks’