"De aquí en adelante, todo es desconocido"

El físico colombiano Carlos Sandoval, quien trabaja con el equipo de científicos que busca el bosón de Higgs, explica los hallazgos anunciados el miércoles desde Ginebra, Suiza.

La búsqueda del bosón de Higgs, la “partícula de Dios”, como la han llamado algunos, es una de las mayores empresas científicas emprendidas por el hombre. Comparable con el viaje a la Luna, el descubrimiento del genoma humano o el menos célebre proyecto Manhattan, en el que se fabricó la primera bomba atómica.

Tomó 25 años y más de 6.000 millones de dólares concebir, diseñar y construir el Gran Colisionador de Hadrones, un túnel de 27 kilómetros de perímetro escondido 100 metros bajo la frontera entre Suiza y Francia y en el que los científicos disparan haces de protones para que al chocar entre sí provoquen explosiones que simulan el Big Bang, el estallido que debió dar origen a nuestro universo. (Ver galería).

En medio de ese caos de energía y partículas, más de 5.000 científicos procedentes de 40 países, entre ellos el colombiano Carlos Sandoval, buscaban una pieza importante de la teoría que han fabricado en las últimas décadas para explicar la maquinaria más diminuta que forma todo esto que vemos a nuestro alrededor: el bosón de Higgs. Esta partícula, cuya existencia fue predicha por el físico Peter Higgs en los años 60, permitiría entender por qué las otras partículas tienen masa. (Ver video sobre explicación de este acontecimiento científico).

El miércoles pasado, después de tres años desde que el acelerador se puso en marcha, Rolf Heuer, director del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), dio la buena noticia: “Hemos alcanzado un hito en nuestra comprensión de la naturaleza”.

El físico colombiano Carlos Sandoval, profesor de la Universidad Antonio Nariño, graduado de la Universidad Nacional, con un doctorado de la Universidad de Hamburgo (Alemania) y quien ha estado vinculado desde 2010 al experimento, explica el hallazgo.

¿Qué es exactamente lo que descubrieron y anunciaron?

Fue la observación de una partícula nueva, un bosón. Lo que no se sabe y hay que averiguar es si ese bosón corresponde al bosón de Higgs predicho por el modelo estándar. Sabemos que es compatible con éste, pero hacen falta más datos para corroborarlo. Sin embargo, sabemos que descubrimos algo nuevo. La posibilidad de haber cometido un error es una en tres millones.

¿Por qué tanta emoción en el anuncio?

Porque es el primer gran descubrimiento en el Gran Colisionador de Hadrones. Es probable que sea el bosón de Higgs. Pero todavía existe un grado de incertidumbre. Si es el bosón de Higgs es muy emocionante porque comprueba lo que hemos pensado los últimos años. Si es algo exótico también es emocionante porque significa que descubrimos algo nuevo.

¿Qué es el modelo estándar y qué tiene que ver con la partícula de Dios?

El modelo estándar es una teoría que se construyó en los años 60 y 70 para explicar la interacción entre las partículas más pequeñas. Dentro de la construcción del modelo fue necesario introducir una partícula nueva. La idea fue de Peter Higgs. Se dice que es la que da masa a las otras partículas y era la única pieza que faltaba para que quedara completa la teoría.

¿Pero para qué nos sirve ese modelo?

Explica cómo interactúan las partículas fundamentales que son mas pequeñas que un átomo. Nos ayuda a entender cómo funciona el universo en su escala mas fundamental.

¿Qué viene ahora para los físicos?

Este es solamente el comienzo. Es el primero de muchos descubrimientos. El próximo paso es saber qué es esa partícula, de dónde viene, qué propiedades tiene. Vamos a seguir encontrando cosas que no conocemos. De aquí en adelante todo es desconocido.

¿Cuál es la importancia real para la ciencia?

Es supremamente importante. La última partícula descubierta fue el quark top, en los años 90. Este es el descubrimiento más importante de los últimos 20 años. Y dependiendo de lo que averigüemos puede ser mucho más importante.

¿En qué ha consistido su participación en este experimento?

Estoy vinculado al grupo que trabaja en el detector Atlas. Trabajo para la Universidad Antonio Nariño y en el marco de ese vínculo estoy en el CERN parte del año. El trabajo de todos nosotros tiene dos partes: analizar datos y hacer tareas como turnos en las salas de control.

¿Puede explicarnos qué es un detector y cómo fue la búsqueda de esta partícula?

En el túnel del acelerador chocan haces de protones en puntos fijos. Alrededor de esos puntos se pone un detector, que es como una cámara que rastrea las partículas que salen de allí. Al analizar los datos reconstruimos lo que pasó en esa colisión. Cada colisión es diferente.

¿Cómo se ha sentido estos días con el anuncio?

Ha sido muy emocionante. Las semanas anteriores al anuncio uno se va dando cuenta de que hay algo. Hace uno o dos años la gente pensaba que quizás no encontraríamos nada. Es muy gratificante y motivador. Por fortuna lo pude vivir.

¿Qué viene para usted?

Mi prioridad es seguir vinculado a la colaboración Atlas. Espero poder seguir siendo parte de todo esto.

¿Qué preguntas siguen sin respuesta en la física actual?

A pesar de que el modelo estándar describe bien interacciones fundamentales, tiene algunos huecos. Hay preguntas que no responde. Por ejemplo, no dice nada sobre la gravedad y sabemos que es un fenómeno real. Unificar en una teoría todas esas fuerzas de la naturaleza es clave. También sabemos que existen la energía oscura y la materia oscura, que tampoco se explican con este modelo. Tampoco sabemos por qué las partículas tienen la masa que tienen. Y alrededor de estas preguntas se han construido infinidad de modelos que podrían responder una u otra pregunta. Esperamos encontrar evidencia de esa otra física nueva.

¿Muchas personas quieren saber de qué manera esto afecta las ideas sobre un Dios creador del universo?

Todo lo que puedo decir al respecto es que el trabajo de esta partícula en nuestro modelo sobre el origen del universo es asignar masa a otras partículas. Es como si en el inicio del universo las partículas no tuvieran masa, pero en la interacción con el bosón de Higgs la adquirieron. No tiene ningún sentido religioso.

¿Lo incomoda el apodo la “partícula de Dios” como a otros físicos?

El término es muy impopular entre nosotros. Pero uno entiende que es muy llamativo y ayuda a entender la conexión con el origen del universo.

 

últimas noticias

¿Donde nadar con tiburones?

Rush, la nueva apuesta de Toyota

Ucumarí, un robot para la exploración espacial

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío