Deudas de EPS siguen creciendo

La Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas denuncia que hoy les adeudan $3,8 billones. Fosyga y entes territoriales también están entre los morosos.

La Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas tiene muy claras las cuentas que los han llevado a su “peor crisis financiera” de los últimos años: las EPS y el Estado (a través del Fosyga y los entes territoriales) les deben $3,8 billones. El 55,6% de ese total es cartera morosa, es decir, cuentas con 60 o más días de atraso; las EPS del régimen contributivo son las principales deudoras, con $1,4 billones, seguidas de las del régimen subsidiado con $914.384 millones. La Nueva EPS tiene la mayor cuenta por pagar del subsidiado con $416.561 millones, y Coomeva del contributivo, con $168.406 millones.

Estos fueron los principales resultados de un informe realizado por la Asociación y presentado ayer. En él se concluye que, a pesar de que el Gobierno ha venido tomando importantes medidas para examinar y regular a las EPS, en los números esas decisiones no han tenido ningún efecto. Incluso, el estudio determinó que las cuentas por pagar vencidas hace 60 días o más (calificadas como “cartera morosa” por la ley), crecieron en el último semestre. Si para diciembre de 2010 éstas representaban el 51,9% del total de la deuda con las clínicas y hospitales, en junio de 2011 alcanzaban el 55,6% (creciendo 3,7%), llegando a los $2,1 billones.

En el informe el Gobierno también aparece como deudor moroso: de los $123.242 millones que el Fosyga debe cancelarles a las clínicas y hospitales, $103.223 millones corresponde a cartera morosa. El otro actor estatal que también tiene cuentas pendientes son los entes territoriales ($424.825 millones) y están en la lista de los deudores, en su orden: Antioquia, Bogotá, Tolima, Caldas y Nariño.

Los números demuestran con toda claridad que hay crisis y que la sanidad de las finanzas está lejos. Por esto, tomando la vocería del sector y con toda la propiedad, el director general de la Asociación, Juan Carlos Giraldo Valencia, le lanzó una propuesta radical al Gobierno: crear un fondo de estabilización que compre la cartera de las IPS (instituciones prestadores de servicios de salud) “y que sean ellos quienes se encarguen de cobrarles a los deudores”, explica Giraldo.

Y hubo una propuesta más: que en el caso de las deudas que tienen las entidades del Estado con las clínicas y hospitales se haga un canje con el pago de impuestos. Es decir, que las IPS dejen de pagar los gravámenes que habitualmente deben cancelar, hasta que la deuda quede saldada. “Habría un gran alivio. Y así la DIAN sería la que se quedaría con la cartera y ellos se encargarían de recaudar ese dinero”.

Ya antes la misma Asociación había invitado al Gobierno a pensar en la creación de una línea de créditos blandos, “para que nos dé liquidez y nos puedan prestar la plata con un mecanismo de garantía”, dice Giraldo, y apunta además que el ministro de la Protección Social, Mauricio Santa María, ha dicho que ya está trabajando en ese fondo.

“Ha habido receptividad en las propuestas, pero necesitamos efectividad —dice enfático Giraldo—, que lo conviertan en una realidad para empezar el desembolso y flujo de recursos”.

Temas relacionados
últimas noticias