El 90% de los centros de quimioterapia no tienen licencia

La queja interpuesta por una joven de 18 años, quien manifestó tener dudas acerca de la calidad del tratamiento que estaba recibiendo contra un cáncer denominado linfoma de Hogdkin, fue el punto de partida para la investigación que adelantó la Procuraduría General de la Nación en 390 IPS que ofrecen servicios de quimioterapia.

El resultado fue calificado por la procuradora delegada María Eugenia Carreño Gómez como “alarmante”. El 90% de las instituciones que atienden pacientes con cáncer en el país funcionan sin haber sido certificadas por el Invima; en varios casos ni siquiera cumplen con los requisitos establecidos.

La procuradora delegada cuestionó la actuación del Invima y afirmó que la institución “ha sido selectiva en la aplicación de las medidas sanitarias a las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) que no cumplen con las exigencias legales, aplicando medidas sanitarias de cierre a algunas y permitiendo a otras continuar funcionando”. También cuestionó la actuación de las Empresas Promotoras de Salud (EPS), tanto del régimen contributivo como del subsidiado, pues —según ella— durante los últimos años han contratado tratamientos de quimioterapia para sus afiliados con centenares de IPS que no poseen una certificación del Invima. El informe final fue trasladado a la Fiscalía General de la Nación, al Ministerio de la Protección Social y a la Superintendencia Nacional de Salud para que se tomen las respectivas medidas.

La proliferación de centros de salud de baja calidad, que atienden a pacientes con cáncer, no es un secreto en el sector. John Marulanda, asesor médico de la Liga Colombiana contra el Cáncer, asegura que “mientras la experiencia internacional ha mostrado que uno de los factores vitales para disminuir el cáncer infantil es que el tratamiento se realice en grandes centros con un alto grado de tecnología y capacidad investigativa, en Colombia contamos con muchos pequeños centros distribuidos por todo el país”. Hay cerca de 3.000 prestadores habilitados para este fin.

En el mismo sentido se pronunció el oncólogo Amaranto Suárez, quien sostiene que en Colombia “hay muchas unidades que atienden a niños con cáncer que no tienen la infraestructura necesaria para prestar este servicio”. Y advierte que estas unidades sólo pueden estar en hospitales de tercer nivel.

 

últimas noticias

Se refina el Torrontés

Fiat 500X: el hijo pródigo