El controversial hotel del Parque Tayrona

El Ministerio del Medio Ambiente asegura que el proyecto no ha sido radicado. Reconoce que el ecoturismo bien hecho trae beneficios.

El presidente Juan Manuel Santos lo presentó como una grata noticia: la cadena de spa y resorts Six Senses, reconocida en el mundo del ecoturismo, sería la encargada de construir el primer hotel siete estrellas del país en el Parque Tayrona. Entusiasmado, el presidente explicó que sería el segundo proyecto de este tipo en América Latina. Lejos de ser interpretado como una noticia positiva, el pronunciamiento ha creado una ola de rechazo por parte de ambientalistas y líderes indígenas.

Lo irónico es que ni siquiera el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible —que tendría que determinar el impacto ambiental y dar la autorización para la construcción— conoce la iniciativa. No existe. “No hay ningún proyecto. Todavía no ha sido radicado”, le dijo el ministro Frank Pearl a El Espectador y le explicó, paso a paso, cómo nació esta controversia que ha despertado indignación nacional (hay un grupo en Facebook llamado “No a la Construcción de un Hotel 7 estrellas en el Tayrona”, con casi siete mil miembros, y en Twitter es uno de los temas tendencia).

Según Frank Pearl, en julio pasado el Ministerio de Justicia recibió una comunicación de la compañía Six Senses en la que consultaba sobre la presencia de comunidades indígenas en una zona específica (al parecer entre Arrecifes y El Cabo). De esta respuesta dependía la viabilidad inicial del proyecto, teniendo en cuenta que las zonas con propiedad colectiva indígena están protegidas. Días después, el Ministerio respondió que en ese punto no había ningún resguardo.

En agosto, la empresa acudió al Mininterior, argumentando que algunos estudios realizados por la compañía habían arrojado que, a pesar de que esta zona no tenía resguardos indígenas, sí había algunas comunidades que eventualmente podrían verse afectadas.

¿Cuál sería entonces el paso a seguir para que este proyecto se hiciera realidad? El ministro Frank Pearl asegura que la empresa tendría que presentar un proyecto en el que se mida el impacto ambiental y social, “y, necesariamente, eso tiene que ir a una consulta previa con los indígenas. En paralelo, nosotros, con un criterio técnico, revisamos cuál es el impacto de ese proyecto sobre el medio ambiente y revisamos si se otorga o no la licencia”.

¿Quiénes son Six Senses? Una empresa que nació en 1995 y administra lugares de recreación en Tailandia, Vietnam y las Maldivas. Su fundador, Sonu Shivdasani, abrió la primera sucursal en las Maldivas y ahora es la cabeza de más de 26 resorts y 46 spas.

Según su página web, Shivdasani fue “fuente de inspiración para imitadores que vieron el potencial de ser verde” y, por esa razón, Six Senses trabaja para “desarrollar nuevas iniciativas que minimicen el impacto ecológico”. De hecho, en sus planes ecológicos tienen previsto que en 2020 los resorts estarán por completo limpios de dióxido de carbono.

En este sentido, el ministro sostiene que, aunque no conoce el proyecto específico del Parque Tayrona, reconoce que ésta es principalmente una empresa de ecologistas que tienen, incluso, asesoría de profesionales de la National Geographic. “No utilizan químicos en sus procesos, generan y reciclan sus propias fuentes de agua, y tienen unos visitantes de muy alto perfil que dejan muy buenos ingresos, que sirven para tres propósitos: generar utilidades, proteger las reservas y crear ingresos para las comunidades de la zona”. Y, para concluir, asegura, “si el ecoturismo es una actividad que se hace bien puede traer grandes beneficios”.