El plan contra el mercurio

Hoy será la audiencia pública del proyecto de ley que busca que en el término de cinco años los mineros del país dejen de utilizar este metal. Las demás industrias tendrían un plazo de 10 años.

En la lista de los países con mayor contaminación por mercurio, Colombia ocupa un lugar alarmante: es el primero en América Latina y el tercero en el mundo. Las razones son evidentes. En el país se usan cada año alrededor de 590 toneladas del metal (la mayoría en minería informal para la extracción de oro) y de éstas, 300 son liberadas a los ecosistemas.

En Antioquia, por ejemplo, los mineros han estado expuestos a niveles de mercurio 50 veces superiores al límite máximo aceptado por la Organización Mundial de la Salud, y las enfermedades y malformaciones son evidentes en municipios de Bolívar. ¿Queda alguna duda acerca del serio problema que afronta el país debido al uso de este metal?

En busca de la regulación

Desde hace dos años está sonando en el Congreso un proyecto de ley que busca eliminar el uso de mercurio en el país. Aunque en la legislatura pasada se cayó, la propuesta, impulsada por el presidente de la Cámara de Representantes, Augusto Posada, y el representante Simón Gaviria, está una vez más sobre la mesa y ya pasó dos debates. Hoy se realizará la audiencia pública, obligatoria para empezar el trámite en el Senado, y quedarán pendientes dos debates más para que el proyecto sea ley antes del 20 de junio (fecha en la que se acaba la legislatura).

¿Qué implica la propuesta? El representante Augusto Posada señala que su propósito es regular de manera gradual la comercialización y el uso de mercurio en el país: “La idea es que las actividades mineras erradiquen el mercurio en un período de cinco años y que las demás (ver gráfico) tengan un plazo de 10 años”.

En Colombia, esta sustancia se usa principalmente en la minería informal para la extracción de oro: permite separar el metal precioso de los demás materiales pero representa un alto costo para la salud y el medio ambiente. El proyecto de ley contempla también la creación de un registro de usuarios del mercurio en la minería y medidas de control y restricción a la importación y comercialización, además de la prohibición de crear en zonas urbanas nuevas plantas de oro que utilicen mercurio.

Según Posada, el país no puede postergar la regulación de este metal. Jorge Jaramillo, asesor de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi) y presidente de la Asociación de Ingenieros de Minas de Colombia, comparte su posición: “El objeto es proteger la salud humana y preservar los recursos naturales. Evitar que el mercurio termine en los mares y en los ríos es una misión imposible mientras sea de venta libre y no tenga control”.

El proyecto no es la única medida que se ha tomado en el país contra esta sustancia tóxica. En enero pasado, Colombia firmó, junto a otros 139 países, la Convención de Minamata sobre Mercurio, que busca regular el uso del metal en procesos industriales, de minería y productos de consumo humano. Alejandra Torres, directora de Asuntos Internacionales del Ministerio de Ambiente, le dijo a El Espectador que el propósito del convenio es que antes de 2020 los países erradiquen su uso, el cual sólo será permitido para procedimientos médicos en los que no pueda reemplazarse.

Torres reconoce que el mayor reto tiene que ver con la minería informal, pues muchos mineros obtienen su sustento gracias a esta actividad y requieren de capacitación, formalización y apoyo para migrar a otras tecnologías que reemplacen el mercurio. Además habría que aumentar el monitoreo y el control de la actividad minera.

La única empresa formal que usa mercurio en el país es Mineros S.A. Carlos Mario Castaño, director de la división ambiental, señala que pese a que la empresa “reutiliza el mercurio y no contamina”, ya empezó a implementar otras tecnologías para eliminar su uso.

En los ministerios de Agricultura y Minas también se apoya la propuesta. Federico Renjifo, jefe de la cartera de Minas, le dijo a El Espectador que “el ministerio es consciente de la problemática ambiental y de salud pública que genera el uso indiscriminado del mercurio, y viene apoyando técnicamente la redacción del proyecto de ley”.

La discusión se retoma hoy en el Congreso. En palabras de Posada, “el mercurio es una sustancia supremamente dañina y hay que tomar medidas para que no siga envenenando el país de manera irreversible”.

Como parte del especial "Debate sobre el Mercurio" Vea también: 

Controversia por estudio sobre atún contaminado

El monstruo dormido de Segovia

[email protected]

 

últimas noticias

Ucumarí, un robot para la exploración espacial

Aventura en los desiertos del Perú

Una aventura 4x4 por Quindío