¿Está malcriando a sus hijos?

Demostrarles a sus hijos cuánto los aman aterroriza a los padres de hoy, que intentan por todos los medios evitar “malcriarlos”, sin darse cuenta de que se están desgastando y desperdiciando los años más valiosos de la vida de un ser humano: su infancia.

Pediatra Carlos González, médico fundador y presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna.

Si se despierta en la noche no hay que meterlo en la cama porque se acostumbra a dormir con los papás y menos darle teta, eso era recién nacido, ya más grande es malcriarlo. Después de los tres meses debe dormir derecho. Dos años de lactancia es demasiado. Si vive en brazos se va a malacostumbrar, tiene que aprender a estar solito. Debe comer de todo desde pequeño. No hay que consentirlo o cargarlo después de una pataleta...

Y la lista de todo lo que no se debe hacer con los hijos parece interminable. Es como si se hubiera reevaluado la efectividad del instinto materno y hoy quisieran que se criara siguiendo un manual. En libros, blogs y revistas se encuentran fórmulas para todo: enseñarlos a dormir, a comer, a autocontrolarse, a hacerse independientes.

La esencia de la etapa más importante de la vida de un ser humano casi que está pasando inadvertida en medio de ese ruido de información que nos llega a quienes somos padres de todas partes, haciéndonos olvidar lo que acertadamente ha dicho el pediatra y especialista en crianza Carlos González: “La infancia es fugaz. Que nuestra obsesión por corregirla no nos impida disfrutarla”.

Este médico fundador y presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna, autor de varios libros sobre crianza amorosa y colaborador de la revista Ser Padres, se ha encontrado con que son muchos los papás aterrorizados de demostrarles a sus hijos cuánto los quieren.

“No hay ningún cuadro de la Virgen María castigando al Niño Jesús, dejándolo sin postre. Siempre lo tiene en brazos. Se sabe del efecto en los niños de las canciones de cuna, de la seguridad que les genera estar en brazos o la compañía de la teta. Pero es curioso cómo ahora los padres le tienen cada vez menos fe a eso”.

De hecho, en sus consultas ha podido comprobar que muchas veces son las abuelas las que aconsejan a sus hijos hacer cosas que ellas no hicieron, creyendo que con sus nietos el resultado podría ser mejor. Y lo más paradójico, según González, es que en ese afán por intentar facilitar la crianza lo están haciendo todo más complicado. Prueba de ello son los mitos que se han tejido alrededor de la lactancia.

El principal, asegura este experto que por segunda vez está de visita en Colombia en una gira que comenzó el pasado 26 de julio y se extenderá hasta el 6 de agosto en las principales ciudades del país, es que a las 3/4 partes de las mujeres no les sale leche. “Y aunque es imposible que este sea el único órgano del cuerpo que no falle y, por supuesto, hay quienes no producen ni una gota, no se trata de la mayoría”.

También, dice, se ha extendido la teoría de que hay que impedir el contacto entre madre e hijo no metiéndolo en la cama para que se adormile o tomándolo en brazos todo el tiempo; y que el destete significa menos trabajo cuando en realidad es lo contrario. “La lactancia no es sólo comida, es una forma en la que el niño se siente amado, recibe consuelo, compañía, contacto físico y eso lo sigue necesitando y hay que dárselo de otra manera. Dibujando juntos, llevándolo al parque, leyendo cuentos”.

Aunque González enfatiza en que todavía no se sabe con certeza cómo influye en la adultez la manera en la que se cría a un niño, y seguramente será pequeña, a los hijos hay que tratarlos con cariño por el simple hecho de que son nuestros, sin pensar en el futuro sino conscientes del ahora.

 

La programación de las conferencias y las inscripciones se pueden realizar en http://lllcolombia.org/gira-carlos-gonzalez

Temas relacionados

 

últimas noticias

El dinero sí da felicidad

Nissan Sentra SR: renovado y deportivo