"Esta no es una iniciativa humana sino un empeño divino"

Con seis décadas de presencia en el país, la obra del Opus Dei es una organización católica que busca la santidad a través del trabajo ordinario.

Opus Dei significa ‘obra de Dios’. Con esta definición, el 13 de octubre de 1951 llegó a Colombia el primer miembro de la obra fundada por Josemaría Escrivá de Balaguer, sacerdote español canonizado el 6 de octubre de 2002. Se trata de una organización compuesta por sacerdotes y laicos, célibes y casados, que hoy tiene presencia en el país y que se centra en los valores católicos en la familia y el trabajo. Monseñor Hernán Salcedo es su máxima autoridad en Colombia. Al respecto de la conmemoración y el presente de la institución habló con El Espectador.

Se cumplieron 60 años del Opus Dei en Colombia. ¿Qué aporte ha hecho esta comunidad?

El Opus Dei es la prelatura de la Iglesia católica. Su aporte principal es mover a la gente a que encuentre a Dios en el trabajo y en el cumplimiento de los deberes ordinarios. De esa manera ha llegado a miles y miles de personas en todo el mundo.

¿Qué labores sociales han adelantado?

Nuestra principal labor social es guiar a la gente a trabajar bien, con sentido de la justicia, con responsabilidad personal, y tratando de servir a todos. Luego, las personas con mucha iniciativa han sacado adelante muchas otras obras, como las EFA, escuelas familiares agrarias. Otras han construido casas para familias pobres o colegios para gente que no tiene recursos. Se trata de una multitud de labores hechas por personas con el deseo de trabajar bien.

¿Quiénes son actualmente los miembros en Colombia?

Son personas de todas las condiciones sociales, hombres, mujeres, jóvenes, niños, que reciben el llamado para pertenecer a la obra y encarnar en su vida la santificación del trabajo diario. Son más o menos 2.500 personas, aunque hay muchas otras que no pertenecen a la prelatura, pero están en contacto con las distintas actividades. Para pertenecer jurídicamente a ella se necesita un mínimo de edad: hay que tener 18 años, o sea, ser mayor de edad. Hay personas más jóvenes en contacto con la prelatura, pero que jurídicamente todavía no hacen parte.

¿Cuál es la influencia actual del Opus Dei en el país?

La principal influencia es la historia interna de cada alma, que cada persona se acerque a Dios. Se trata de algo íntimo, personal, y a través del esfuerzo que se hace por mejorar la propia vida se influye en todo. El Opus Dei, como tal, no da consignas, sólo acerca a las personas a Dios.

¿Cuál es hoy el valor de monseñor Josemaría Escrivá de Balaguer?

Es un santo universal, conocido en todo el mundo, al que muchísimas personas le tienen cariño y le profesan devoción. Él recibió la luz de Dios, el despertar que les permite a las personas darse cuenta de que Dios las espera en todas las encrucijadas del mundo.

¿Qué visión tiene la obra de la educación?

El Opus Dei como tal no tiene escuela propia, ni una filosofía en ese sentido. Su objetivo es fomentar el deseo de servir y, por supuesto, la educación es un gran servicio. Las personas con libertad escogen su camino; lo único que se les inculca es que busquen a Dios en un esfuerzo por santificar el estudio.

¿Y del trabajo?

El trabajo es el fundamento de todo esfuerzo para acercarse a Dios y configurarse con Jesucristo. Un trabajo bien hecho se hace con rectitud de intención, por amor a Dios y para servir a los demás.

¿Cuál es la opinión frente al rol actual de la mujer?

La mujer tiene la misma dignidad que el hombre. Merece todo el respeto y la delicadeza y, además, debe ser tratada con especial finura. La mujer ha sido maltratada durante siglos. El fundador del Opus Dei siempre quiso que se mirara a la mujer en consideración a su genio femenino y que ella dejara su huella en todas las cosas que hace y en todos los ámbitos en que se mueve, desde el hogar hasta el trabajo profesional.

¿Cómo ve al país?

El Opus Dei no tiene una opinión. Las opiniones son de cada una de las personas, formadas con absoluta libertad y con una gran delicadeza de conciencia, que es lo que tratamos de formar: una conciencia que sea recta. Pero, desde luego, cada quien se hace su propia idea.

Como organización, ¿qué piensa de la actual violencia, del narcotráfico y la corrupción?

Nuestra tarea es sembrar la comprensión, la caridad, buscar que las personas aprendan a rezar unas por otras y también a poner su cabeza y sus iniciativas profesionales para que haya mayor justicia en todos los ámbitos de nuestro país.

¿Qué significa ser miembro del Opus Dei?

Para un colombiano ser miembro significa lo mismo que para un peruano o para un italiano, porque la obra tiene un corazón universal. Pero en la práctica también significa amar mucho a Colombia como nuestra patria.

¿De qué manera se sigue transmitiendo el legado de la obra?

Pienso que, por la extensión que ha ido alcanzando la labor del Opus Dei en Colombia, ya hay muchísimas personas que lo conocen y lo quieren, rezan por él y apoyan la expansión de la llamada universal a la santidad en todas las regiones de Colombia. Todavía hay que llegar a muchas más personas que no saben qué es el Opus Dei y que quizá tienen una idea estereotipada a partir de las cuatro noticias negativas que suelen darse, pero hay muchas personas que lo aman. Quisiéramos que muchas más lo conocieran de primera mano.

A propósito, ¿qué piensa de ese estereotipo o cliché que en algunos sectores se plantea sobre el Opus Dei?

La mayoría de las veces se debe a falta de información, a ignorancia. Y si alguna vez alguna persona se encona o va en contra, pues lo que debemos hacer es comprenderla y perdonarla. No todo el mundo tiene que estar de acuerdo, pero sí hay respetar, pues se trata de una institución querida y respetable.

¿Hay requisitos para ser parte de la institución?

Para aprovechar los medios de formación que impartimos, cualquier persona puede participar si así lo quiere, sin más condición que desearlo. Para formar parte de la prelatura se necesita del llamado de Dios, de una vocación divina: que Dios nos pida formar parte de ese camino con un compromiso profundo y constante.

¿Qué representa para un miembro de la institución pertenecer a ella?

Se trata de responder a ese llamado divino con un compromiso de amor cuyo núcleo es buscar la santidad en el trabajo ordinario y en el cumplimiento de los deberes ordinarios.

En medio de la actual situación del país ¿cómo se puede lograr la santidad?

La santidad es un regalo de Dios, más que un esfuerzo personal. Hay que responder a la iniciativa divina, aunque los canales para hacerlo son canales ordinarios, en los que estamos en contacto unos con otros para transmitir el mensaje. Después está la oración, que es esencial, el trato con Dios y los sacramentos, que son canales a través de los cuales Cristo actúa en cada alma: el bautismo, la confirmación, el matrimonio, etc.

¿Qué viene para el Opus Dei luego de estos 60 años?

De aquí en adelante hay que seguir trabajando en la misma línea, aunque, como las circunstancias cambian, hay que ir iluminando el nuevo camino con la fuente de luz que Dios nos ha dado, de manera que llegue a ser también lugar de encuentro con Él. El Opus Dei está siempre al día y lo que sigue es, como lo decía san Josemaría, que estuvo en Colombia hace varios años , extender la labor a todos los lugares del país, hasta el último rincón, de manera que cualquier persona que se quiera acercar al Opus Dei pueda ser atendida, desde Leticia hasta La Guajira.

¿Qué mensaje le da al país?

El mensaje es el mismo: Dios está interesado en cada persona. La búsqueda de cada quien no es una casualidad sino el fruto del amor de Dios y, si se responde a ese amor, cada persona, en cualquier situación que se encuentre, estará llena del amor de Dios, de su alegría, de su paz, de comprensión hacia los demás. Dios se está haciendo el encontradizo con cada uno: hay que dejarse encontrar por Dios. Finalmente, quiero pedir a todo el mundo que, por favor rece. El arma principal para conseguirlo todo es la oración: oren por la labor que el señor nos encarga.

Los líderes de la obra en Colombia y la información

¿Quiénes dirigen la obra y cómo es la organización del Opus Dei en Colombia?

Pues la organización en Colombia es muy sencilla. El prelado del Opus Dei que dirige la organización en todo el mundo es monseñor Javier Echavarría. En cada una de las regiones o países hay un vicario. Aquí en Colombia soy yo y a mí me ayudan en el gobierno dos consejos: uno para las mujeres y otro para los hombres. La labor de gobierno consiste, sencillamente, en usar toda esa labor de difusión para hacer el llamado a la santidad.

¿Cómo se obtiene información sobre su funcionamiento?

Pues para información de quienes no lo conocen, conviene decir que existe una página web: www.opusdei.org. Adicionalmente contamos con una oficina de información y, luego, con la naturalidad de las cosas normales: un amigo, un vecino, una persona que quiera ponerse en contacto. Es posible hacerlo pidiendo a la oficina de información los datos sobre los distintos centros que ofrecen atención a las personas, en aquellas ciudades en donde se lleva a cabo la labor, y que están abiertos a todo el mundo.

La familia y los valores para la santidad

¿Cómo han influido en las familias?

La familia es el núcleo de la sociedad y necesita de cuidado y atención. Los hogares necesitan ser luminosos y alegres, que los padres de familia dialoguen entre ellos y con los hijos, que sean amigos, que amen a Dios, que sostengan a la familia con constancia y que las familias se ayuden unas a otras también. Tenemos un programa muy interesante llamado Famof: familias que ayudan a otras familias.

¿Qué significan los valores?

Los valores son cualidades personales también llamadas virtudes. Pero también hay otros valores, en el trabajo o en las distintas actividades realizadas por las personas. A todos esos valores debemos quererlos, amarlos, y tratar de encarnarlos. Lo más importante es que se traduzcan en nuestras vidas, que se hagan vida y no sean solamente teoría.

¿Cuáles son los principios misionales del Opus Dei?

El principio fundamental es ese: difundir la llamada universal a la santidad en medio de todas las situaciones de la vida.

Temas relacionados