Fantasía prohibida

Una práctica sexual que genera prevención, pero que puede convertirse en una emocionante experiencia.

Verlo en revistas y películas porno, saber que era un deseo que cumplían las prostitutas y al que se negaban tajantemente sus novias hizo que para Juan Felipe el sexo anal se convirtiera en una fantasía que debía hacer realidad. Fueron varios los intentos y muchas las mujeres a las que trató de convencer de probar algo distinto. Finalmente, a los 30 años, lo logró.

Dice la literatura médica que esta práctica comenzó a ser popular entre las parejas heterosexuales para disfrutar del sexo sin preocuparse por un embarazo. En ese entonces no había condones y tampoco existían las pastillas anticonceptivas. Sin embargo, el dolor que generan las primeras veces, la impresión de saber que se está introduciendo algo por una parte del cuerpo que en realidad cumple la función de expulsar previno a muchas mujeres, pero terminó incentivando el misterio y la emoción por probarlo entre los hombres.

Juan Felipe contó con suerte. Su primera vez fue con una chica que dominaba esta práctica, que había descubierto los movimientos precisos para sentir placer y alcanzar un orgasmo increíble. El secreto, le reveló antes de comenzar, es ser cuidadoso y cargar un buen lubricante. Estimular el ano con caricias suaves es el inicio del encuentro, y en su caso también tenía que tomarse varios tragos antes para desinhibirse por completo.

La sexóloga venezolana Michela Guarente ha explicado en varias publicaciones que en el momento en que esta práctica duela o moleste lo mejor es suspenderla. “Pero si ambos se sienten cómodos, la verdad es que se pueden tener orgasmos muy intensos”. Y eso fue lo que sintió Juan Felipe y su pareja aquella noche y en los meses siguientes. La satisfacción por el deseo cumplido todavía lo acompaña, al igual que las ganas por repetir esa hazaña. Ya han pasado casi 15 años y, aunque lo ha intentado, la respuesta de su esposa es la misma: “Estás loco, yo a eso no le jalo”.

Ana Cristina, de 31 años, cuenta que lo hizo en medio de una arrechera miedosa, de lo contrario jamás lo hubiera intentado. “Efectivamente dolió. Es una sensación diferente y, aunque fue rico, tengo que confesar que prefiero lo normalito”. A Ximena, en cambio, le fascina. No necesita un trago como aperitivo ni tampoco que la convenzan para hacerlo. “Las mujeres que no lo hayan experimentado no saben lo que es un orgasmo”.

Su opinión no es la más común. Se sabe que en el mundo la sodomía, como también se le dice al sexo anal, es practicada sólo por cerca del 10% de la población. A ellos les encanta por el tabú que se ha tejido a su alrededor, por esa sensación animal que representa este encuentro y porque es un lugar más estrecho que genera mayor placer. Ellas asumen un rol más pasivo, que algunas, como admitió la actriz Isabelle Stoffel, aprenden a disfrutar y a convertir en una experiencia erótica, pero la mayoría coinciden en que para gozarlo se necesita un buen calentamiento.

Para evitar situaciones incómodas no hay que olvidar, recalca Guarente, usar preservativo, “y tratar de verlo no como una barrera contra el placer, sino como una protección contra las infecciones”. Dejar a un lado los prejuicios y abrirse a probar algo distinto fue la actitud que asumió Ximena antes de conocer el sexo anal. Pero no se trata de obligarte. El mundo del placer es para explorar, descubrir y sentir sin presiones ni remordimientos.

 

últimas noticias

Papitas nativas con hogao y queso paipa

Tesoros cantábricos